Entradas

Entrada destacada

Formación en la interioridad

Imagen
Este pasado fin de semana tuve el inmenso placer de compartir una jornada completa con veintipico profesores. Allí estábamos profesores de todas las etapas educativas (de infantil a bachillerato), de educación especial, de la enseñanza concertada católica y de la escuela pública, de cuatro nacionalidades diferentes… pero con la misma inquietud: educar la interioridad.
Vivimos momentos de emoción, de risas, de vergüenza, de reflexión, de diálogo, de compartir la vida, de silencio, de cuestionamiento, de sosiego, de sorpresa, de contemplación… y abrimos la reflexión de las relaciones entre la educación de la interioridad y la pastoral escolar a la luz del paradigma posmoderno. 

Formar en la interioridad exige facilitar que se puedan vivir con intensidad momentos que nos lleven a narrar experiencias significativas y provocar procesos de reflexión en diálogo con la realidad, para poder realizar una síntesis personal que otorgue un horizonte hermenéutico coherente con el propio proyecto de v…

Aunque es de noche

Imagen
Qué bien sé yo la fonte que mane y corre,
aunque es de noche


1. Aquella eterna fonte está escondida,
que bien sé yo do tiene su manida,
aunque es de noche. 2. Su origen no lo sé, pues no le tiene,
mas sé que todo origen de ella tiene,
aunque es de noche. 3. Sé que no puede ser cosa tan bella,
y que cielos y tierra beben de ella,
aunque es de noche. 4. Bien sé que suelo en ella no se halla,
y que ninguno puede vadealla,
aunque es de noche. 5. Su claridad nunca es oscurecida,
y sé que toda luz de ella es venida…

Ctrl+Alt+Supr

Imagen
En ocasiones uno asiste bloqueado al dantesco espectáculo que es ver cómo se van apilando las tareas pendientes. La gasolina de la vida se agota a veces demasiado pronto. El cálculo de esfuerzos no ha sido el adecuado. Nos levantamos cansados, porque nos robamos el sueño. Los descansos no son tales, en realidad. Porque hasta el ocio se ha convertido en una dura tarea: viajes, actividades, visitas... . Estamos en “pantalla azul”: se  ha colgado el sistema. Sabemos que el mito multitarea nos daña. Sabemos que un software inadecuado puede producir daños en el hardware. El problema es que aquí la informática es tan sólo una metáfora de la persona. Tenemos un software, una mentalidad, un estilo de vida... que nos está rompiendo. Pero nos seguimos vanagloriando de ello. Sí, mostramos con orgullo nuestra agenda llena, los kilómetros acumulados, los cientos de fotos, las horas de trabajo...
El filósofo surcoreano Byung Chul Han describe esta epidemia de forma magistral en La sociedad del cansa…

“Erraba solitario como una nube”

Imagen
El romanticismo en literatura no sólo es la época del sentimiento y los poemas de amor, como marca el estereotipo; sino que estamos en una nueva forma de percibirse como autor, un profundo trabajo de introspección y de armonía con la naturaleza. William Wordsworth está siendo un gran descubrimiento, a pesar de que no me gusta leer poesía traducida, y sorprende leer la metáfora del “ojo interior” en el contexto del romanticismo inglés tan alejado de la literatura mística española.
Erraba solitario como una nube que flota en las alturas sobre valles y colinas, cuando de pronto vi una muchedumbre, una hueste de narcisos dorados; junto al lago, bajo los árboles, estremeciéndose y bailando en la brisa. Continuos como las estrellas que brillan y parpadean en la Vía Láctea, se extendían como una fila infinita a los largo de aquella ensenada; diez mil narcisos contemplé con la mirada, que movían sus cabezas en animada danza. También las olas danzaban a su lado, pero ellos eran más felices que las áureas ma…

Interioridad eclesial

Imagen
Era la primera vez que me pedían formación sobre educación de la interioridad en un ámbito diocesano. Fue la semana pasada en Santander, en el marco de unas jornadas de formación pastoral. Lo nuevo siempre nos llena de prevenciones y la prudencia suele ser una virtud recomendada ante lo desconocido. Entre las veinticinco personas que acudían al taller había profesores de religión de escuela pública y catequistas, totalmente desconocedores de los proyectos de educación de la interioridad que están llevando adelante en la escuela concertada. “Una propuesta, una experiencia, algunos recursos”. Tal y como mencionaba el título todo versaba en torno a que un lacasito les hiciese moder el anzuelo de la educación de la interioridad. Tras hora y media compartiendo, un buen puñado de gente se quedaba para darme las gracias. Finalmente, se me acercó un sacerdote (su vestimenta así lo manifiestaba) y me dijo: ¡Dame un abrazo!  
Nos reímos a carcajadas, respiramos profundamente, comimos, cantamos, …

Migajas filosóficas

Imagen
Pocas personas saben que mi primera inquietud filosófica vino de la mano de la ética y especialmente de la filosofía política: mi trabajo de fin de carrera tuvo como objeto demostrar la relación entre ambas utilizando el concepto de libertad como ejemplo. Sin embargo, a medida que me fui separando de la facultad y empecé la docencia pude ver con claridad el gran reduccionismo que supone hacer de la filosofía únicamente un saber práctico. Cada vez que oigo en boca de los políticos la frase: hay que recuperar la filosofía para que nuestros jóvenes tengan espíritu crítico, me echo a temblar. Comienza la dictadura de la opinión y los opinadores. Como si tuviese mucho mérito decir lo contrario de lo que dicen los demás, siendo eso exactamente lo que hacen los niños de dos años. A nuestros políticos les pondría de tarea leer cada una de las “Críticas” kantianas, para volver a darles permiso a decir semejante frase. De nada sirve la libertad de expresión si no hay libertad de pensamiento que…

De corazón

Imagen
Es cierto, la formación que se ofrece en La Salle Campus de Aravaca (Madrid) en educación de la interioridad es difícilmente exportable. Es mucho más que unos ponentes de primera línea con la vanguardia del discurso de educación de la interioridad. Hoy hemos hemos admirado la danza, hemos guardado silencio, hemos releído grandes relatos, hemos mirado la sociedad reencatada, nos hemos emocionado con el milagro de la educación que toca los corazones y hemos cantado con las manos dadas. Con Pablo D’Ors, Pedro I. Fraile, Josep Otón, José María Toro hemos caminado hacia una teología de la interioridad. Y también con los abrazos de reencuentros, las lágrimas de emoción, las risas de complicidad, los asentimientos de convencimiento... Hoy, ha vuelto a ocurrir. Han pasado “cosas”... ¡Vaya si han pasado! Un nuevo simposio sobre interioridad, el tercero. Elena Andrés y Carlos Esteban lo han vuelto a hacer y nos parece extraordinariamente normal. Gracias. Os lo decimos pocas veces: muchas gracia…

La interioridad como oportunidad educativa

Imagen
Con frecuencia suelo aconsejar que desconfíen de aquellos que hablan de interioridad desde la corbata: “Si quieres someter a examen la credibilidad de un autor que habla sobre interioridad, prueba a imaginártelo en chándal. Si no ves creíble la imagen producida por tu imaginación, puedes poner en cuestión lo que escuchas” Tras el chiste hay una llamada de atención sobre aquellos que se han subido al carro del discurso de la interioridad sin vivir la experiencia de trabajar la propia interioridad. Es cierto  que es muy necesaria una buena fundamentación teórica de la educación de la interioridad; pero ofrecer formación de la interioridad sin ofrecer una experiencia profunda es, simplemente, una estafa. 
En el “III Simposio sobre interioridad”, que se celebrará el próximo 30 de junio en el Campus La Salle en Aravaca, Madrid, se presentará el libro: “La interioridad como oportunidad educativa. Algunos fundamentos y buenas prácticas”. Evidentemente que un libro siempre es algo limitado y n…

Hacia una teología de la interioridad

Imagen
¿Es deseable una teología de la interioridad?
Con frecuencia damos por sentado que establecer un discurso racional acerca de la experiencia tiene consecuencias positivas y, además, parece inevitable dada la condición racional del ser humano. No obstante, hemos de estar alerta ante la posibilidad de establecer una teología de cualquiera que sea su objeto de estudio, no por la teología misma, sino por aparecer en singular. No es deseable establecer una única teología de nada. Ni siquiera en el Nuevo Testamento hay una única teología acerca de la experiencia de Jesucristo. Ante la pregunta: ¿Quién fue Jesús de Nazareth? Podemos encontrar una teología más especulativa en las cartas de Pablo y una teología más narrativa en los evangelios. Hablamos, por tanto, de teologías. La revelación es siempre progresiva y parcial. Necesitamos la diversidad de perspectivas. Por eso, no es deseable cercenar el diálolgo de entrada, ni aspirar a una visión única de la  realidad: la realidad, también la teo…