Entradas

Entrada destacada

Hacia una teología de la interioridad

Imagen
¿Es deseable una teología de la interioridad?
Con frecuencia damos por sentado que establecer un discurso racional acerca de la experiencia tiene consecuencias positivas y, además, parece inevitable dada la condición racional del ser humano. No obstante, hemos de estar alerta ante la posibilidad de establecer una teología de cualquiera que sea su objeto de estudio, no por la teología misma, sino por aparecer en singular. No es deseable establecer una única teología de nada. Ni siquiera en el Nuevo Testamento hay una única teología acerca de la experiencia de Jesucristo. Ante la pregunta: ¿Quién fue Jesús de Nazareth? Podemos encontrar una teología más especulativa en las cartas de Pablo y una teología más narrativa en los evangelios. Hablamos, por tanto, de teologías. La revelación es siempre progresiva y parcial. Necesitamos la diversidad de perspectivas. Por eso, no es deseable cercenar el diálolgo de entrada, ni aspirar a una visión única de la  realidad: la realidad, también la teo…

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Imagen
Recientemente me pedían formación en interioridad para un claustro de profesores: “Nosotros ya trabajamos la respiración, el silencio y la atención; necesitaríamos formación para trabajar la dimensión emocional. Todavía estamos lejos de abordar el tema de la trascendencia, así que de eso, mejor no.”  No quiero dar más detalles del diálogo posterior, ni aportar más contexto, pues cada situación también tiene una intrahistoria; pero sí me sirve de excusa para afirmar de forma rotunda: no se puede prescindir de educar desde las experiencias que nos trascienden, si queremos tomarnos en serio la educación de la interioridad. Simplemente no se puede.
Sólo en nuestra mente separadora es posible hacer este tipo de escisiones en etapas. Gracias a nuestro paradigma posmoderno y a las teorías de la complejidad sabemos que la realidad no responde a caminos lineales en los que la etapa dos va después de la uno. Todo está conectado con todo y sólo en nuestra mente sigue teniendo vigor el esquema clá…

Educación de la interioridad y mindfulness

Imagen
Un desafortunado antojo informático hizo que no se publicase mi comentario en el blog de Elena Andrés (“Regreso a casa: educar la interioridad” en la entrada “Educación de la Interioridad como Paradigma educativo y Mindfulness”) donde se lanzaba la pregunta: “¿Tiene sentido incluir una formación específica en Mindfulness para todo el claustro?” Ahora me veo en la obligación de profundizar un poco la cuestión aquí.

La experiencia de mi centro es buena, pero cuidando algunos detalles importantes en el proceso. En primer lugar, el planteamiento fue formar a un grupo pequeño de profesores en diferentes técnicas de mindfulness durante un trimestre. Como la experiencia formativa fue positiva e ilusionó a ese grupo de profesores, se fue formando con pequeñas micro-experiencias al resto del claustro. En segundo lugar, en el curso siguiente se fueron introduciendo rutinas de meditación entre el alumnado en todo el centro. El resultado es positivo en general por las siguientes razones: uno, he…

El carácter estratégico de la educación de la interioridad en la innovación educativa (y2)

Imagen
Las escuelas pueden poner en marcha proyectos de inclusión de dispositivos digitales en el aula, o quizá el trabajo basado en proyectos o en retos sobre la base de equipos cooperativos, ahora parece que lo más demandado son las sesiones de robótica. Y no es que esto esté mal o que vaya a perjudicar a la escuela en sí misma. Pero, ¿hacia qué dirección estamos caminando? En el momento de implementar estos proyectos de innovación ¿pensamos que realmente mejoran el proceso educativo del alumno? Si no cuidamos el factor más puramentehumano del alumno: sus relaciones, su reconocimiento, su imagen y autoconcepto, su capacidad de trascender, su lugar en el mundo, su vivencia del fracaso... poco aportarán todos los programas de innovación educativa. Y algo que suele pasar más desapercibido aún: ¿Hay algún tipo de coherencia entre los diversos modelos que subyacen a todas estas opciones didácticas? ¿Somos conscientes de que, incluso en algunos casos, adoptamos modelos pedagógicos antagónicos?


Mi…

El carácter estratégico de la educación de la interioridad en la innovación pedagógica

Imagen
Cada pocos meses se celebra en mi ciudad un encuentro con algunos de los más conocidos protagonistas de la innovación educativa. El resultado: desigual. Algunos son capaces de estar todo el tiempo del mundo con discursos totalmente vacíos, dando vueltas y más vueltas a auténticos topicazos; otros son los mayores expertos en neurociencia (o neuroeducación, como se llama ahora) y vienen cargados con un montón de conclusiones todas ellas muy “científicas”: verificables en un contexto determinado. A pesar de que haya sonado irónico, hay que tomarse en serio sus conclusiones, pues la mayor parte de las veces nos aportan interesantes líneas de acción. De entre estos, los hay que son capaces atinar en la diana casi sin querer tirando del hilo de Francisco Mora: “El cerebro sólo aprende si hay emoción”. En el momento en el que la innovación educativa pone en el centro de su discurso el factor humano, podemos asistir a verdaderas clases magistrales que justifican la absoluta centralidad de la …

El seglar es el superior de su propia orden

Imagen
Hay personas que de alguna manera te marcan la vida. Su manera de vivir, su manera contemplar la vida te aporta un nuevo horizonte hacia el que caminar. Incluso recorren un tramo del camino junto a ti de forma providencial en el momento en el que ansías compañía… son como un regalo. No suele haber muchas personas así. Hoy, no sé muy bien por qué, he recordado a una de esas personas. Lo cierto es que hace mucho tiempo que no sé nada él. Me imagino que de la misma inesperada forma en que aparecen, también silenciosamente se desvanecen. Forma parte de su carisma. Recuerdo las largas conversaciones en un modesto restaurante frente a la estación, unas veces de autobuses otras de trenes. Cursos y charlas compartidos en torno a Mounier, economía solidaria, periodismo… Aquellos interminables paseos (dos pasos hacia delante, una pausa, tres pasos, una nueva parada…) cogidos del brazo. Siempre con preguntas, siempre con innumerables propuestas, siempre viendo lo que los demás apenas podían intu…

Cerrar los ojos

Cerrar los ojos para mirar más allá, cerrar los ojos para mirar con profundidad, cerrar los ojos para quererte, para reconciliarte, cerrar los ojos para descubrir tu mundo interior, cerrar los ojos para poder sentir la potencia del mundo, cerrar los ojos para poder oler, escuchar, saborear, cerrar los ojos para sobrevivir a la realidad, cerrar los ojos como acto de rebeldía. cerrar los ojos para poder ser cerrar los ojos y nada más.

¿Qué tiene que ver Dios con una tetera?

Imagen
No sé si esta entrada marca el enésimo reinicio de este quijotesco blog, pero mi forma de ser no permite dar negativas a peticiones particulares; así que agradezco volver a los orígenes más filosóficos de este espacio con uno de los grandes de la historia del pensamiento.


A mediados del siglo XX (1952) la revista Ilustrated le encargó un artículo al que hacía un par de años acababa de ganar el premio Nobel de Literatura. Sin embargo, sir Bertrand Arthur William Russell (1872-1970) no sólo fue escritor. Destacó como filósofo, matemático, lógico (imposible no recordar la famosa paradoja que lleva su nombre a partir de la teoría de conjuntos de Cantor) y activista social. Su gran aportación fue la filosofía analítica y, aunque el giro lingüístico se le suele atribuir a Ludwig Wittgentein, Gottlob Frege y otros, éste hubiera sido imposible sin las aportaciones de Russell.
Aquel artículo no dejaría de ser uno más de los muchos que escribió un filósofo que conocío la fama en vida, de no ser p…

Interioridad ciudadana

Imagen
Entrevista en el periódico La Vanguardia  a Thomas D’Ansembourg,abogado, psicoterapeuta de la comunicación no violenta

A veces las sociedades se parten por la mitad y no quieren entenderse.La solución es aprender a escuchar. El problema es que ni siquiera sabemos que no sabemos escuchar. Escuchar es cerrar la boca para estar atento a las necesidades del otro y hacer el esfuerzo de desprenderse de capas y capas de ego.Últimamente los políticos se levantan del hemiciclo y se van si algo no les gusta.Es un reflejo infantil. Además de aprender a escribir leer y calcular, hay un cuarto pilar en la educación que es la inteligencia emocional.Engloba mucho.Sí, comprender quién soy, qué siento, qué me hace feliz, aprender a ser solidario, creativo, a compartir con los demás... Todo eso permite la expansión de uno mismo para estar al servicio de los demás en lugar de proyectar nuestra cólera sobre los demás.Hay parlamentos que parecen circos.Son escuelas de lucha y no de paz. Yo hablo de interio…