Mañana de sábado santo

Cuando se hace oscuro en torno a mí,
cuando me hallo al borde del camino,
cuando nada veo y nada siento,
ayúdame a vivir de fe.

Cuando tantos me preguntan: “¿dónde está tu Dios?”,
cuando tantos me aseguran que estás muerto,
que yo te recuerde, oh Dios de mi alegría,
sosténme tú y viviré.
 (Ain Karem)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama