Sin comentarios


Carta de Pablo a la comunidad de Corinto
Cuando dice uno "Yo soy de Pablo", y otro "Yo soy de Apolo", ¿no procedéis al modo humano? ¿Qué es, pues Apolo? ¿Qué es Pablo?... ¡Servidores, por medio de los cuales habéis creído!, y cada uno según lo que el Señor le dio.

Yo planté, Apolo regó; mas fue Dios quien dio el crecimiento. De modo que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; si bien cada cual recibirá el salario según su propio trabajo, ya que somos colaboradores de Dios y vosotros, campo de Dios, edificación de Dios.

Comentarios

  1. Hasta en nuestra propia casa...
    gracias por traer a colación esta viñeta y el texto.
    a veces, en nuestros ámbitos de iglesia, nos hacemos daño sin querer. Otras veces lo hacemos a conciencia. ¿De qué sirven todos nuestros "holocaustos y sacrificios" si nos despreciamos mutuamente?

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jorge por el comentario, tiene mérito que encuentres un hueco para pasarte por aquí...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness