No y amén. Invitación a la duda

Hace ya algunos años, tuve la suerte de toparme con este libro que la editorial resume así: "La autora invita a una nueva lectura de los textos-clave del Nuevo Testamento, para desvelar interpretaciones ingenuas y sobre todo interesadas, y descubrir una verdad diferente, nueva y fuerte, que no choque contra la razón del hombre de hoy ni ofenda su sentido común". A mí no hace falta animarme mucho para sentirme invitado a dudar, es más, con el paso de los años he logrado vivir en este estado dubitativo como en mi hábitat natural; así que como es lógico, su lectura me entusiasmó. 

La autora, Uta Ranke-Heinemann, fue seguidora del teólogo protestante Rudolf Bultmann y tras estudiar siete años teología protestante, se convirtió al catolicismo y fue compañera de estudios teológicos del actual papa, Joseph Ratzinger. Se convirtió en la primera mujer del mundo en obtener una cátedra de teología católica (1970); pero en 1987 la Iglesia Católica le prohibió continuar la enseñanza en su cátedra, y seguidamente la excomulgó por herejía por su interpretación no biológica en su teología de la virginidad, que ponía en duda la interpretación tradicional de la virginidad de María en la concepción y nacimiento de Jesús. No obstante, ella se sigue considerando a sí misma como cristiana y fiel seguidora de Cristo.
Independientemente de las cuestiones teológicas concretas, que analiza con ingenio y brillantez,  pude sacar para mí dos lecciones que intento no olvidar nunca y que hoy quiero recordarme:
  1. Los escépticos también pueden, podemos, ser cristianos (Creo que era Chesterton quien decía: "Cuando entres en la Iglesia quítate el sombrero, pero no la cabeza")
  2. Un rotundo "No" en las cuestiones concretas  y un profundo "Amén" que nos mantenga en comunión con toda la Iglesia universal.

Comentarios

  1. En el mar de la duda, flota la fe. El que no duda no busca, el que no busca no descubre, el que no descubre, no renueva el amor primero. Duda, Javi, por favor, y que nos libre el Señor de los que lo saben todo, y además, están muy seguros. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. "Hermana duda, dame una tregua" canta JOrge Drexler, yo cantaría "hermana duda, bendice mi fe sin tregua". NO conocía a esta autora pero en seguida me pongo a buscarla y a devorar el libro "sin duda"...
    Terrible que nuestra Iglesia aparte y margine, declare fuera de la comunión (¿con DIos? ufffff) a quien desea ir al fondo, más allá de lo establecido. Algo me dice que a muchos otros, de otras maneras, nos tocará ir por ese camino. Un beso, garabato dubitativo.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de darme cuenta de que no había escrito el nombre de la autora y no es de esos que se recuerdan fácilmente: Uta Ranke-Heinemann

    Gracias por vuestros comentarios me animan a seguir esta "labor de poda" en que se ha convertido ser creyente en estos tiempos. Un abrazo y toda mi gratitud.

    ResponderEliminar
  4. Los cuentos infantiles para adultos no deben tomarse en serio por las personas racionales.
    La figura histórica de Cristo ha sido falseada y usada, al menos desde Constantino, para reforzar el poder político.
    La manada de los crédulos es reforzada por los poderosos para beneficio propio.
    No se debe creer en nada que no se pueda comprobar racionalmente, a no ser para jugar y divertirse. La credulidad es parte del gozoso juego de la vida libre

    ResponderEliminar
  5. Hola Gabriel,

    me cuesta responder a tu comentario, pues no encuentro mucha conexión entre tus afirmaciones (con alguna incluso estoy de acuerdo); no obstante gracias por tomarte la molestias de pasarte por este blog dejar tu aportación.

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo leí hace tiempo y me encanto. No es para mi un problema sentirme católico y reconocer el enorme sentido común de lo que dice, en especial cuando afirma que si una religión insulta su inteligencia no es digna de ser seguida por el hombre.
    También escribió "Eunucos por el reino de los cielos" una refelxión sobre la moral sexual y la mujer en la historia de la Iglesia muy interesante.
    Conocer nuestra historia y llegar a la esencia de la fe es una tarea de todo cristiano que pretenda formarse correctamente...aunque haya episodios que no sean muy edificantes

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tus recomendaciones y tu comentario. Es edificante ver que no somos pocos los que coincidimos en un mismo espíritu. Gracias por pasarte por este blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama