Pintar con agua

Tengo la amarga sensación de las despedidas. Y nunca he sido bueno en eso. Ahora me encuentro invadido por la melancolía. 

Los recuerdos de los momentos intensos que hemos vivido, los cajones interiores que se han removido... y ahora de nuevo la vuelta a la dura realidad

Alessandro Baricco en su novela "Océano Mar" nos envuelve de una atmósfera mágica en la que uno de sus personajes decide emprender el proyecto de su vida: pintar el mar. Para ello cada mañana se introduce en el mar y mojando sus pinceles en el agua comienza a retratar... Quería tener el mar en su lienzo.

En el invierno pasado estuvimos en China y de la multitud de bellos recuerdos, rescato ahora a todas esas personas escribiendo en el suelo de las calles y los parques con una esponja y agua. Era una escena  que tenía algo de romántica y bucólica, como toda belleza pasajera.

Ahora pienso que estos días de interioridad se pueden ir evaporando como todo lo escrito con agua y se asoma una furtiva lágrima sólo al contemplar tal posibilidad. Me asusta no contemplar en el horizonte otro encuentro donde seguir experimentando guiado de la mano de alguien.

Recuerdo escenificar la obra de El Principito y cómo veía entre cortinas el diálogo entre el zorro y el pequeño princípe. Aquellas palabras: "recuerda, lo esencial es invisible a los ojos" eran de despedida...

Comentarios

  1. "Hagamos tres tiendas" esta es siempre la tentación cuando se nos regalan momentos de comunión, cuando nos dejamos adentrar en una sinergia de ternura, sinceridad, hondura... Pero lo vivido nos habla de que la separación es un concepto y una percepción de la mente egoíca, en otro nivel es posible y tan real sentir y vivir la común-unión. OS siento aprte de mi camino y...jajajaja, además internet nos acerca más aún ¿no crees? Es hermoso pintar con agua, dejar que lo líquido se haga vapor y llueva después por doquier. Un abrazo sanasénsico.

    ResponderEliminar
  2. Precisamente, Javi, Porque lo esencial es invisible a los ojos... uno puede percibir la fraternidad en la distancia, y hacer memoria de tanta semilla de bondad sembrada en corazones ajenos... lejos de sentir nostalgia, estamos invitados a derramar, desparramar... tanto amor compartido. Sois una bendición... esta noche de nuevo os tendré presentes en mi oración ... siempre comunitaria, recuerda, ¡nunca estamos solos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los ánimos a vivir la comunión, siempre ha sido, es y será un magnífico reto para mí. Pues eso, ha dejarse empapar por la lluvia. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama