Microrrelatos I

En el fondo, Arundhati sabía que alguien habitaba en su interior. Se lo había recordado su madre en multitud de ocasiones, todo el mundo lo pudo oír en el día de su nacimiento. Apenas tenía unos segundos en este mundo y ya balbuceó:
 
- മലയാളം
Efectivamente, esa iba a ser su lengua, a pesar de que estábamos  en Mumbai, en el estado de Maharashtra y allí se hablan el hindi y el urdu mayoritariamente. Sólo cientos de kilómetros al sur se hablaba malayalam, pero no allí. No era Arundhati quien hablaba. Hánuman dios de la música, magnífico poeta y guerrero, considerado protector de los enamorados, símbolo de la lealtad, valor, fidelidad, abnegación y amistad, le habitaba. ¿Pero cómo era posible que Hanuman hablase la lengua de Kerala?

¡Ah, por cierto! Hánuman tiene apariencia de mono... y Arundhati... en fin la vida de Arundhati no era fácil, seguía buscando quién le habitaba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama