Microrrelatos II


Hubo un día en que todos los jóvenes -y los no tan jóvenes- estaban absolutamente indignados porque no podían tener sueños. Pero nadie les hacía caso, creían que sería una noticia pasajera. Así que silenciosamente decidieron juntarse, ser multitud. Pero nadie les hacía caso, estaban demasiado ocupados con sus votos y sus urnas. Cada vez que se juntaban alzaban la voz, y parece que la gente casi les escuchaba. Pero no se les tomaba en serio. Sin embargo, casi sin darse cuenta la gente empezó a soñar que otro mundo, otra economía, otra democracia era posible. Y empezó a correrse la voz: "Que no, que no nos representan". Entonces hubo quienes tuvieron miedo y decidieron usar la fuerza, desalojar las plazas, disolver las concentraciones, entonces hubo una reacción a las puertas de los parla-mientos... la espiral de la violencia acababa de empezar...

Suena el despertador y ahora aturdido por una noche agitada, no sé si tuve un sueño o una pesadilla. Alargo la mano a mi mesilla de noche y allí estaba aquella foto...


Comentarios

  1. La mentira, la manipulación, la fuerza y violencia, son la expresión burda de miedo... solo los que buscan honestamente, darán la cara, con la palabra, con la mirada, con el corazón,... ¡esos son los que cambian!, los que realmente transforman... ¡Tenemos tanto que aprender!... Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nacho por recordarme aquellos de buscar la mirada. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness