Después de la JMJ...


Después de esto, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo:  “Los maestros de la ley y los fariseos son los encargados de interpretar la ley de Moisés. Por lo tanto, obedecedlos y haced todo lo que os digan.  Pero no sigáis su ejemplo, porque dicen una cosa y hacen otra. Atan cargas pesadas, imposibles de soportar, y las echan sobre los hombros de los demás, mientras que ellos mismos no quieren tocarlas ni siquiera con un dedo. Todo lo hacen para que la gente los vea. Les gusta llevar sobre la frente y en los brazos cajitas con textos de las Escrituras, y vestir ropas con grandes borlas. Desean los mejores puestos en los banquetes, los asientos de honor en las sinagogas, ser saludados con todo respeto en la calle y que la gente los llame maestros.
Pero vosotros no os hagáis llamar maestros por la gente, porque todos sois hermanos y uno solo es vuestro Maestro. Y no llaméis padre a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el que está en el cielo. Ni os hagáis llamar jefes, porque vuestro único Jefe es Cristo. El más grande entre vosotros debe servir a los demás. Porque el que a sí mismo se engrandece, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido". 

(Mt 23, 1-12)

Comentarios

  1. Muy acertado. No hay nada que decir respecto a lo elegido. Podríamos poner detalles y no tan detalles que desvirtúan y justifica este texto.
    Con todo, me sigo quedando con la experiencia de acompañamiento, de encuentro , de servicio y búsquedas, de alegría y celebración vivida por los jóvenes.
    Lo otro, "amigo Sancho, con la iglesia hemos topado"
    Un abrazo y gracias por seguir en la brecha.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por quedarte con lo bueno. Por tu mirada ilusionada y agradecida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama