La escuela concertada en tiempos de crisis

En estos tiempos de crisis hay un buen número de familias que recurren a nuestra escuela a pesar de que sus ingresos son más bien ajustados. Con frecuencia, tendemos a creernos que simple y llanamente lo hacen porque somos mejores que la pública. Ojo con esto. La escuela pública tiene más y mejores recursos. Personal tan preparado y profesionalmente igual de competente (como mínimo) que en la escuela concertada. En muchos casos, la dedicación de los profesores de la escuela concertada es como la de un funcionario. De hecho, en ocasiones, la aspiración profunda del profesor de la concertada es llegar a serlo. 

Entonces, qué buscan las familias en la escuela concertada (de todos es sabido el sacrificio económico que han de realizar a pesar de ser concertada en la mayoría de sus niveles).  Apenas  un  2% acude a nuestros centros por su ideario religioso. Así pues no hay más posibilidades. Lo diré claramente: tienen la esperanza de que les otorgue algún tipo de ventaja social. Así que no nos engañemos. No vienen a nuestros centros porque seamos mejores, sino porque han puesto su esperanza (la de sus hijos) en nosotros. Porque creen que  así será más fácil que sus hijos triunfen. Y esto lo van a llegar a exigir en forma de nota y expediente.

Pero, ¿cuál es la razón de ser la escuela concertada católica? Evangelizar. No hay más respuestas posibles, así lo afirman multitud de documentos de la Iglesia y de la Escuela. Y procurar el éxito social es frontalmente opuesto al mensaje del evangelio, donde para ser primero hay que ser último. Así pues, en estos tiempos de crisis se dan en la escuela un evidente "conflicto de intereses" y se crean diálogos de sordos entre la institución, los profesores y las familias. 

¿Hay alguna solución? Sólo se me ocurre una solunción honrada: mantenernos vigilantes a la tentación del éxito social (tentación en la que tantas veces ha caído la escuela concertada, generando élites sociales al servicio del dinero y el poder) y mantenernos fieles al mensaje del evangelio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness