www.montrinisuesa.net

Muchas gracias por acoger nuestro descanso, por abrirnos vuestra oración y poder cantar, orar y danzar juntos; por hacer de la vida monástica algo creíble y necesario en nuestro tiempo. Y, por encima de todo, gracias porque se ha abierto un ancho camino por el que poder caminar.

Gracias a la comunidad de  monjas trinitarias de Suesa (Cantabria)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama