Indignación en la Iglesia rural

Los vecinos de las poblaciones de Tañabueyes y Tierras de Lara (pertenecientes al ayuntamiento de Tinieblas, en plena sierra de la Demanda) se presentaron pancarta en mano en la parroquia de San Martín de Porres de Burgos para gritarle y silbarle al arzobispo Francisco Gil  Hellín y su comitiva. Los motivos los relato a continuación

Hace más de veinte años el retablo de santa Eulalia salía del pueblo para su restauración, y posteriormente quedó en el Museo del retablo de san Esteban en depósito bajo la exccusa de que debía mantenerse en ciertas condiciones. Esto lo aceptaron los vecinos como mal menor.

Ahora, el retablo del siglo XVI se ha colocado en la parroquia de san Martín de Porres, después de haber remodelado el templo de estética contemporánea; por eso la comarca de Lara se ha organizado. Lo primero fue remitir una carta pidiendo explicaciones al obispado. En la respuesta, firmada por el vicario general, Pedro Sáez Vesga, éste confirma el traslado del retablo a la parroquia burgalesa, con lo que se conseguirá, dice, «que el retablo pueda realizar el fin fundamental para el que fue hecho, que no es otro que ayudar a la vida de piedad de los fieles». Si estas palabras han indignado a los vecinos, como si esa labor no pudiera darse en el pueblo, más aún las que seguían en la carta: «Estando en esta parroquia muchos fieles de Tañabueyes, que viven en Burgos o viajan a Burgos, podrán acercarse para seguir admirándole y rezar a Santa Eulalia».  
 
Así que pasaron a la acción: lograron entrar en buen número en la celebración, de consagración donde se vivieron momentos de tensión, y cuando se oyeron gritos de «¡ladrones!», «¡Arzobispo sí, caciques no!», «¡el retablo es nuestro!» o «¡el retablo a Tañabueyes!». La policía tuvo que intervenir e, incluso, hubo forcejeos. Finalmente, se logró que la mayoría abandonara el templo y se cerraron las puertas a cal y canto. Unos pocos vecinos se quedaron dentro y permanecieron durante la eucaristía con recortes de periódicos con la información sobre el retablo y carteles reivindicativos en alto, pero en completo silencio. Sin embargo, parece que la cosa no va a terminar así, pues los vecinos del pueblo serrano aseguraron su firme intención de acudir a la vía judicial.

Hasta aquí la información que he podido recoger de forma resumida de "El diario de Burgos" y "El correo de Burgos" . Pero me inquietan los siguientes interrogantes:
  1. ¿Hay acaso feligreses de primera y de segunda?
  2. ¿Qué motivaciones les mueven al obispado para tomar esas decisiones?
  3. ¿Por qué no se respeta la obra del autor contemporáneo? ¿Podrá éste denunciarles?
  4. ¿Merece la pena este escándalo?
  5. ¿Qué gana la Iglesia con todo esto?
  6. ¿Así ha de tratarse a la ya herida y maltrecha Iglesia rural?
  7. ¿Tiene algo que ver esa parroquia de san Martín de Porres sea una de las principales sedes del Camino Neocatecumenal ("kikos") en Burgos?
  8. ¿Es la vía judicial la solución? ¿De qué se acusará al obispado, de robo? 
  9. ...


Comentarios

  1. Gracias por la mención y platear también los interrogantes ...la raiz del problema
    Si quieres más información:
    http://twitter.com/#!/Tanabueyes
    http://www.facebook.com/Tanabueyes
    recopilamos lo que se publica.

    ResponderEliminar
  2. Me parece una cacicada de libro. Dicen que "muchos fieles de Tañabueyes, que viven en Burgos o viajan a Burgos, podrán acercarse para seguir admirándole y rezar a Santa Eulalia". Entonces, ¿no estaría mejor en el propio Tañabueyes? Además, el retablo fue construido específicamente para la parroquia del pueblo, y esta todavía existe.

    No soy de Tañabueyes, y ni siquiera soy católico, pero lo repito: es una cacicada de libro.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por pasaros por este sencillo blog y dejar vuestra reflexión siempre se agradece la compñía cuando piensa en voz alta. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama