No es lo mismo triunfar que ser el primero


Mañana comienzan las clases en bachillerato y, como cada año, muchos (alumnos, padres y profesores) están convencidos de que comienza una carrera de fondo que hay que ganar cuesta lo que cueste, que su vida quedará condicionada gravemente por una cifra con centésimas. Me gustaría lanzar este mensaje para fortalecer mi certeza interior: no es lo mismo triunfar que ser el primero. Triunfar es tener a alguien que te espere siempre, que te arrope y dé calor, que hayas ganado su corazón... descubir alguien al otro lado

Comentarios

  1. Increiblemente precioso, Javi...¡qué verdad es! Nada tiene que ver lo que hoy entendemos por ser el primero con el verdadero triunfo: que haya alguien al otro aldo esperándote, que existan en la vida de una persona conexiones de amor, de solidaridad, de respeto, de sensibilidad. GRACIAS, me ha emodionado. Ojalá tus chavales de bachillerato se lleven eso como gran enseñanza más allá de las centésimas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Elena, siempre me hace ilusión ver los comentarios, pero cuando he leído la entrada de tu blog... jo, me he quedado impresionado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, esta vez era yo quien estaba al otro lado compartiendo tus intuiciones, tu interior... Gracias, Javi, no nos preguntarán cuantas carreras has hecho... pero quizá habrá muchos corazones ganados... a mi hoy, me lo ha ganado Isabel....(la abuela de un alumno)
    ¡Ganar los corazones!, me gusta... bonita tarea educadora.Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Eso es Nacho, seguimos conectados... espero que tengas un buen curso. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness