He tenido un sueño

Sueño que nos tenemos en cuenta, 
 que estamos dispuestos a escuchar las aportaciones,
que no exigimos más de lo que vivimos,
que no hacemos bandos ni trincheras,
que vencemos a los planes y proyectos.

Sueño que nos apoyamos,
que vamos todos a una,
que somos capaces de hablar sin discutir,
que nos curamos las heridas,
que nos esforzamos más en comprender que en juzgar.

Sueño que todo es más fácil,
que no hay sospecha sino confianza,
que no hay dobles intenciones ni palabras escondidas,
que no hay recelos ni envidias,
 que somos capaces de hacer borrón y cuenta nueva.

Sueño que nos tratamos con cariño.
Sueño con una escuela más humana y más fraterna.

Comentarios

  1. A veces los sueños se hacen realidad.

    --- Me encanta esa foto de Siro ---

    ResponderEliminar
  2. Soñemos juntos, gracias por poner palabra a lo que pasa por el corazón de los atrevidos... que son lo únicos que sueñan... ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Es verdad Nacho, es una osadía soñar y me encanta compartir sueños... pero la realidad... no siempre es fácil; por eso me encanta el optimismo de MªRosa. Muchas gracias.

    P.S. De la foto de Siro... que te voy a decir, ya sabes lo que le admiro y lo que me identifico con una nariz roja de goma. Gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  4. Sin soñadores la vida sería una siesta aburrida o un drama inaguantable. Sin soñadores nadie abrazaría al débil, nadie daría la vida por nadie. Me niego a dejar de soñar todo eso que nos propones y más, mucho más... y sé que Dios sueña ese sueño. Besos, Javi.

    ResponderEliminar
  5. "El hombre de La Mancha"

    Soñar lo imposible soñar,
    vencer al invicto rival,
    sufrir el dolor insufrible,
    morir por un noble ideal.

    Saber, enmendar el error.
    Amar, con pureza y bondad.
    Querer, en un sueño imposible,
    con fe, una estrella alcanzar.

    (...)

    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama