Un regalo

Gracias por estos días en el monasterio de Suesa, por la posibilidad del descanso, de la lectura tranquila y sosegada, por los largos paseos hasta la playa coon la mejor de las compañías... y poder mirar el mar todo el tiempo del mundo. 


Pero lo más difícil de encontar es no es paraje de ensueño sino una comunidad orante con la que sintonizar a nivel profundo: poder cantar los salmos, recrearse en los símbolos y unirnos en la danza... es un regalo del que poco se puede decir porque se ha de vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama