Sumi-e




El Sumi-e,  se desarrolló en China durante la dinastía Tang (s.X) y se implantó como estilo durante la dinastía Song (X-XIII). Fue introducida en el Japón a mediados del siglo XIV por monjes budistas zen y creció en popularidad hasta su apogeo durante el Período Muromachi (s. XIV-XVI).

También conocido como dibujo zen, habitualmente se realiza con tinta china, sobre papel satinado, usando un pincel caligráfico tradicional. No existe un boceto previo ni un dibujo a lápiz precedente sobre el papel. Se puede iniciar con una idea preconcebida, una imagen mental surgida en ese instante o un modelo al natural contemplado en ese momento, ayudado por una suave música, se establece un estado ampliado de conciencia.

Lo principal en esta técnica es no preocuparse en si se tiene talento para dibujar, si el dibujo resultara bien hecho, o si a los demás les gustara. Se trata simplemente de hacerlo y disfrutar el proceso, sin importar el resultado, quede como quede.  Esta descripción técnica del dibujo zen va aunada a la filosofía de ejecución y hacerse consciente de cada momento presente.



Mira este momento porque en él está la vida, 
en su breve devenir descansan todas 
las realidades de nuestra existencia. 
El ayer no es sino un recuerdo. 
Y el mañana no es más que una ilusión. 
Mira bien, pues, este momento. 

Proverbio Zen 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama