Una de miedo

Se acerca el momento en que las profecías del miedo van a reinar en los medios. Poco a poco se ha ido generando un estado colectivo de miedo similar al de la inexistente gripe A, que se caracteriza por el lenguaje de lo inevitable, que justifica cualquier medida que adopte y que no se revisa (¿acaso alguien ha pedido cuentas a las farmacéuticas que se lucraron?).

El nuevo ministro de economía nos anuncia la recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) como un hecho. Al cabo de un rato, he recordado un trabajillo que realicé en mi etapa universitaria sobre el magnífico estudio realizado por Jean Delumeau El miedo en occidente. Venía a decir lo siguiente: la Europa moderna tiene su origen en el miedo de un mundo consumido por la ignorancia, la peste y la guerra... esos valores constituyeron su fundamento. El miedo colectivo nos hace influenciables, por la rapidez del contagio, y se caracteriza por la pérdida del espíritu crítico, el carácter absoluto de los juicios, la pérdida de la responsabilidad personal...

Hoy, en este neo-milenarismo que nos invade, se utiliza el miedo masivo para justificar la pérdida de derechos y los recortes sociales como única alternativa; sin embargo, podemos salir del miedo construyendo entre todos un universo tranquilizador fundamentado en la esperanza y la utopía de que otro mundo es posible.

Comentarios

  1. Por primera vez desde 1978 (según han dicho) se va a congelar el salario mínimo interprofesional... es la primera... ¡esto sí que empieza a dar miedo!
    Jorge R.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el dato Jorge. El miedo hace que nos paralicemos y no actuemos... es uno de sus efectos. El miedo a perder el trabajo o lo poco que tengamos... Como dice Marina en "Anatomía del miedo" sólo la acción desbloquea la parálisis que genera el miedo. No dejemos que el miedo lo inunde todo...

    ResponderEliminar
  3. Una vez más das en el clavo con tu reflexión. EL miedo es el gran freno para la evolución y el gran acicate del sinsentido y del egoísmo. Metiéndonos miedo saben que frenarán iniciativas y azuzarán revueltas que ellos mismos criticarán y reprimirán. Sólo la confianza en el ser humano y una mirada serena y lúcida podrá dar a luz una utopía (no una quimera).

    ResponderEliminar
  4. Gracias Elena por tu aportación. La confianza en el otro, una mirada serena y lúcida... justo lo contrario que decía el Sartre, "el infierno es la mirada del ortro"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness