Cambiando

Solemos pensar que lo nuevo, por el mero de serlo, es mejor que lo viejo y nos embarcamos en cambios y más cambios; pero para que todo siga igual. A veces la actitud más conservadora es estar cambiando continuamente (aunque suene paradójico). 

Primero se establece que todo lo anterior es nefasto. Después se establece la reforma, y la reforma de la reforma, y la reforma de la reforma de la reforma, y...así hasta un límite poco definido, porque siempre hay alguien que cree que él y sólo él tiene la fórmula secreta que dará con el éxito definitivo. Finalmente, exigimos con firmeza que todos han de amoldarse al cambio, a las nuevas circunstancias, los nuevos modelos, la nueva situación; que ha de ser fieles a los líderes del cambio; por eso hay que pregonar por todos los rincones la importancia del nuevo cambio dado, para que se den cuenta. Curiosamente, estos cambios siempre se pretenden en el ámbito superficial: hay que cambiar organigramas, equipos de trabajo, materiales, funciones, reordenar agrupramientos, presupuestos... 

Pero, ¿y si abordamos otro tipo de cambio? Pensemos por un momento: ¿y si nos atrevemos a ser osados con nosotros mismos? ¿Te imaginas que sin decir nada los demás se diesen cuenta de la nueva dirección que a tomado nuestra vida? ¿Tendríamos valor para afrontar nuestros temores? ¿Seríamos capaz de tirar a la papelera la imagen que nos hemos construido ante los demás y ante nosotros mismos? 

Voy a intentarlo...

 

Comentarios

  1. Hermoso...llevo dándoles vueltas a esto en el blog... no consumir "cambios", sino atreverse a vivir, optar, lanzarse... porque lo que está en juego es clave: un mismo, la honestidad, esa esencia desde donde deseamos vivir, esa fidelidad (no la nuestra, sino la Suya)que mantiene vivo nuestros deseos más profundos... ¡Genial, Javi! Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Nacho por seguir en la vía del agradecimiento. Es cierto que consumimos experiencias,"cambios"... Me gusta lo que planteas de la fidelidad aunque yo todavía no me atrevo a ponerlo por escrito. Gracias por todo lo que sugieres.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness