Carta a los Magos de Oriente

Queridos Reyes Magos de Oriente,

a estas alturas de la vida ya sé que ni mucho menos sois reyes (esta tradición popular vino siglos después y en los evangelios no se menciona nada de eso) y que no es seguro eso de que seais tres (en algunas tradiciones se habla de doce). Lo de "magos" ha dado mucho que hablar pues eso de la magia era considerado como un pecado muy grave en la mentaldiad judía, al igual que eso de seguir estrellas era castigado muy severamente. Por eso, el término "μάγοι" (/mágoi/) del evangelio de Mateo se traduce como "sabios", en algunas versiones, para rebajar la contundencia del relato. Pero lo de "Oriente" no se puede cambiar: es claro que son los lejanos, los que no pertenencen a la mentalidad mayoritaria, los que no pertenecen a la pureza del culto oficial..., los primeros en aceptar la encarnación de Dios y mostrar una actitud de adoración al Bebé Dios.

En la tradición occidental, se decía que los magos eran tres, suponiendo que cada uno traía un regalo para en recién nacido: oro, incienso y mirra. Regalos muy poco comunes en las aquellas latitudes. Por eso es evidente el significado simbólico de los presentes. Oro, incienso y mirra: Rey, sacerdote y profeta. Jesús, laico desde la cuna del pesebre, es reconocido por los herejes de religión oficial.


...después de saber esto... yo no les pido nada. Por un lado, me siento naturalmente inclinado a solidarizarme con los herejes; por otro, la vida ya me da bastante, he vivido un montón de experiencias intensas, me siento profundamente querido y conozco rincones remotos del planeta. No necesito nada más.Tengo la inmensa fortuna de tener trabajo, un trabajo que me apasiona y cientos de proyectos preciosos. ¿Qué más puedo pedir? Que me siga aguantando este cuerpecito mío para seguir gozando de la vida con sus subidas y bajadas... Feliz noche mágica a todos.

Comentarios

  1. Preciosas palabras "mágicas". Feliz noche de Reyes a ti también.
    Raquel

    ResponderEliminar
  2. Gracias por entrar y dejarme ese precioso comentario. Saber que alguna vez lees las entradas... ¡me encanta!

    ResponderEliminar
  3. Cuánto me agrada leer esta reflexión, Javi. Me recuerda al primer libro de la obra 'Ben-Hur' (Lewis Wallace.1880) en el que se relata apasionadamente ese encuentro de los 'magos' para poner en común sus proyectos de búsqueda y juntos encaminarse a Belén. Natividad y Adoración narrados sin otros "cuentos" posteriores a la época.

    Gracias a estas reflexiones hoy podemos recordar que esos 'sabios' de otro país sin corona ni reino tuvieron el valor de viajar en busca del que bien nombras 'Bebé Dios'.

    Me uno a tu sentimiento de solidaridad y agradecimiento por todo cuanto hemos llegado a vivir.
    ¡¿Qué más necesitamos pedir?!

    ResponderEliminar
  4. Graciaspor tu comentario Aitor, nos sentimos en sintonía. Que sigamos buscando, que la actitud de búsqueda no cese en nuestras vidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama