Bajo la tormenta


Abrir los brazos para acoger la vida,
y cerrar los ojos mientras todo gira;
sentir los pies desnudos en el suelo,
y pensar que sin querer alzas el vuelo.

Bailar como si nadie te mira,
saltar hasta llegar a la luna,
jugar como cuando eras niña,
cantar aunque sea en penumbra.

Escribir como si nadie leyera,
correr todo lo que dan tus piernas.
Gritar como si estuvieras solo
y quererte sin vergüenza, como loco.

Aprender a danzar en la tormenta,
y la sonrisa sorda de quien recuerda,
para consolar el llanto y las penurias
 mezclamos lágrimas y agua de lluvia.

Comentarios

  1. Javi, ¿es tuyo el poema? perdona mi incultura si es de algún poeta o poetisa que debiera conocer, pero intuyo que no ¿me equivoco? Sea como sea GRACIAS una vez más por tanta sensibilidad, tanta finura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, el poema me lo regaló la foto. Esa niña ha estado bailando en mi interior mientras la tormenta arreciaba en torno a mí. Vuelvo a escribir poemas y esa es una buena noticia para mí. Gracias Elena por tener la paciencia de leer mis quijotadas

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama