Queiruga publica en alemán

Al final, parece que Andrés Torres Queiruga no es un hereje, tan sólo le han notificado siete distorsiones. Sin embargo, parece que todo está rodeado de cierto surrealismo. Por un lado, los defectos de forma en los que se ha incurrido en este proceso eclesialmente irregular. Por otro lado, argüir el escándalo y la duda que se provoca en los fieles, cuando el común de fieles no soporta dos líneas seguidas de esta jerga.

He aquí lo sustancial de las distorsiones notificadas por la Comisión de la Doctrina de fe de la CEE: 

1) La distinción entre el mundo y el Creador, y la posibilidad de que Dios intervenga en la historia y en el mundo más allá de las leyes que Él mismo ha establecido.
2) La novedad de la vida en el Espíritu que Cristo nos alcanza, con la consiguiente distinción entre naturaleza y gracia, entre creación y salvación. Así como, la necesidad de la gracia sobrenatural para alcanzar el fin último del hombre.
3) El carácter indeducible de la Revelación, mediante la cual Dios ha dado a conocer al hombre su designio salvífico, eligiendo a un pueblo y enviado a su Hijo al mundo.
4) La unicidad y universalidad de la Mediación salvífica de Cristo y de la Iglesia.
5) El realismo de la resurrección de Jesucristo, en cuanto acontecimiento histórico (milagroso) y trascendente.
6) El sentido genuino de la oración de petición, así como el valor de la intercesión y mediación de la Iglesia en su oración por los difuntos, especialmente en la Eucaristía.
7) La distinción real entre el momento de la muerte personal y el de la Parusía, entendida ésta como culminación y plenitud de la Historia y del mundo.

He estado tentado a contestar punto por punto estas afirmaciones de evidente jerga teológica y sacarle brillo a mis títulos de filosofía y teología; pero os remito al artículo de Pikaza que seguro que os aporta más: Queiruga, las siete distorsiones Quizá haya quien encuentre sospechoso también a este eminente biblista; pero me da igual. Hace tiempo que no me preocupo de si tal o cual autor está amonestado, excomulgado o suspendido... Me considero un laico adulto en la fe, y como tal, no admito que nadie me diga lo que puedo o no puedo leer. 

En el 50 aniversario del Concilio Vaticano II son más los que no se ajustan a la doctrina de la Iglesia por fundamentalistas y pre-conciliares que por cualquier otro motivo. De todos modos, jamás he coincidido al cien por cien con las afirmaciones de un autor, tampoco con Queiruga. Sin embargo, no admitir la coexistencia de teologías en el seno de la Iglesia es, simplemente, ser ignorante; pues ya en los evangelios y  en las cartas paulinas se reconocen diversos discursos teológicos.

Finalmente dos sospechas: uno, tengo la impresión de que los alumnos han querido juzgar al maestro y han quedado en una vergonzosa evidencia, pues siete han sido los que durante siete años han vigiliado a Queiruga para sacar siete distorsiones. Dos, sospecho que si nuestros teólogos publicasen en alemán, inglés, francés... nadie les pondría la menor pega.


"mi teología es siempre positiva: 
no sólo es diálogante y nunca agresiva,
 sino que jamás he cuestionado 
la interpretación tradicional 
de alguna verdad de la fe,
 esforzándome al mismo tiempo 
por buscar una alternativa constructiva"
(Andrés Torres Queiruga)

Comentarios

  1. Querido JAvi, gracias por mantener nuestra conciencia de Iglesia viva y critica... Un abrazo fraterno y feliz PAscua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo pascual Nacho. Te sigo leyendo. Intensa semana...

      Eliminar
  2. Gracias Javi y gracias a AT Queiruga por ayudarnos a pensar mejor nuestra fe, al menos la mía.
    En el evangelio Jesús dice algo así como que "al que escandalice a uno de estos pequeños, más valdría que le atasen una piedra al cuello y le echaran al mar" ¿Por quién lo dirá?
    Yo al menos me siento "escandalizado" por este pseudo-proceso contra este teólogo y su obra.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Jorge por buscar juntos una fe "razonable" enraizada en Jesús de Nazareth, porque aunque en ocasiones nos aceche el desánimo siempre encontramos un lugar común donde descansar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness