Hablar de economía y seguir siendo cristiano

"Sé de muchos que ayunan, que recitan oraciones, que gimen y suspiran, que practican toda forma de piedad que no implique gasto, pero que no entregan nada para los necesitados. ¿De qué servirá después toda esta piedad? ¡No por esto se les admitirá en el reino de los cielos!” 

(San Basilio, Homilías, siglo IV)



Arcadi Oliveres es profesor de economía en la Universidad Autónoma de Barcelona, donde es titular del Departamento de Economía Aplicada. Militó en Pax Christi, organización internacional católica dedicada a la paz. Preside desde 2001 de Justica y Paz, entidad cristiana de la diócesis de Barcelona dedicada a la promoción de los derechos humanos. Impulsor de ATTAC en España.


¿Por qué tacha de delincuentes a los banqueros y a cuáles?
Démonos cuenta de cómo se han comportado en los últimos tiempos. La primera y más importante delincuencia, aunque oficialmente quizás no sea considerada delito es la especulación. Han ganado dinero no en base a una actividad económica, creación de riqueza, empleo, industria, sino en base a la compra barata y venta cara y, al revés, con apuestas hacia la baja de la bolsa. Esto de honrado no tiene nada. Además, son delincuentes porque si miramos quienes son los mayores fraudulentos fiscales en el mundo nos encontramos con que son los grandes bancos. Esto cuando no cobran intereses abusivos... 


¿Qué impide que estén en los tribunales, que rindan cuentas ante la justicia?
No están, pero podrían estarlo. Emilio Botín ha sido procesado en infinitas ocasiones y los delitos por los que ha sido procesado o bien han prescrito o bien ha habido problemas de forma. No está demostrado que no hayan existido los delitos. Otros están condenados y no han entrado en la cárcel, como Los Albertos, no sé qué tipo de venia tienen... 

¿Por qué hay que prestar dinero a los bancos para rescatarlos si ellos no lo prestan a la ciudadanía y darles moratorias cuando las entidades desahucian a las personas que les no pueden pagar sus hipotecas?
La lluvia de dinero ha caído frente a los bancos, no frente a la población y hasta ahora los bancos, el dinero que han venido recibiendo, en lugar de invertirlo en dar crédito a los ciudadanos para que puedan llevar a cabo actividades económicas lo han aprovechado para invertirlo especulativamente o forrarse sus carteras con indemnizaciones importantes. Es una aplicación incorrecta. ¿Por qué? Porque hay un sistema nefasto, que es el sistema del euro, de la creación de un banco central europeo y de la desaparición de las políticas monetarias de cada país. El Banco Central Europeo no da crédito a los países sino a los bancos y a un interés muy barato, y estos a su vez lo conceden los gobiernos a uno mucho más caro. Lo que está produciendo es un enriquecimiento de los bancos a costa de los ciudadanos. 


¿Es posible un sistema sin bancos?
No sé si es posible, pero bancos más éticos que los actuales no solo son posibles sino urgentes. Serían intermediarios: recibirían dinero de quienes lo tienen en abundancia y a quienes pagaría un tipo de interés. Una parte de ese dinero iría a una reserva y otra, a conceder crédito a un interés más alto a personas que lo necesiten para hacer inversiones o comprar una casa. 

 
¿Y qué les diferenciaría de los existentes?
Es un negocio bancario. Un banco puede cobrar intereses, aunque yo estoy en contra de los intereses abusivos, lo que en la Edad Media se llamaba usura y que en muchos casos todavía existe aunque esté permitida por la ley, pero los bancos no están ganando dinero así, sino en acciones especulativas y cobro de comisiones. 

Para especulación, la Bolsa...
Hoy en día para mí la Bolsa en un 75% es, no me atrevo a decir delictiva, pero sí irregular. 

La prensa ha sido casi unánime en felicitarse por los resultados electorales en Grecia porque aseguran que no abandonará el euro, usted, sin embargo, es una voz discordante. ¿A su juicio, el euro ha sido un fraude?

Deseaba fervientemente que ganara la izquierda y además esa izquierda que, aunque nunca lo dijo claramente, tuviera la voluntad de salir del euro. Si miramos la evolución de los salarios tras el euro se ha ido perdiendo capacidad adquisitiva. No ha sido un fraude sino un desengaño. 

¿Caerá el euro?
Deseo fervientemente que sí, pero no es tan sencillo. Jurídicamente no es sencilla la salida, aunque la opción debería existir.
...

Para leer la entrevista completa:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness