Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Campo de trabajo con jóvenes

Imagen
Gracias por la visita, pero estoy de campo de trabajo con algunos chavales...  Ya os contaré (o no, quién sabe)

Ataque a la familia

Imagen
No parece que haga falta argumentar mucho para que convengamos todos que el decreto ley recién aprobado perjudica seriamente a las familias españolas. Por decirlo burdamente, no son ni una ni dos, las familias que se ven haciendo equilibrios para llegar a fin de mes y que afirman con sinceridad: no nos podemos permitir tener (más) hijos. Echo de menos ahora a aquellos que llenaban el centro de Madrid defendiendo la familia por las calles. 


¿Acaso los motivos sociales no son dignos para manifestarse? ¿O la familia sólo importa en ciertas circunstancias?
¿Sólo es pecado lo concerniente a la moral sexua?  ¿Y lo relativo a la moral social?
¿Son acaso secundarios los principios del Magisterio de la Iglesia relativos a la economía tales como el "destino universal de los bienes"? ¿O hay elementos optativos en el cumplimiento del Magisterio?
¿O depende de la ideología política y no del Evangelio la oportunidad para manifestarse?

El Concilio Vaticano II ha propuesto de nuevo la doctri…

De la primavera árabe al otoño europeo (Visto y oído)

Imagen
Estos días nos comentaban en Túnez (allí comenzó la primavera árabe) que aún se sienten los coletazos de la reciente revolución social. Se ven numerosos controles policiales por las carreteras y más alambre del espino del habitual en el paisaje urbano, y no ha pasado un mes desde que se eliminó el toque de quda. Sin embargo, se nota cierto tono de orgullo al hablar de los hechos recientemente sucedidos. Por las noticias, todos sabemos que han conseguido echar al dictador del país y que tendrán de nuevo elecciones para ir vertebrando el Estado. Pero, ¿era este el objetivo de los tunecinos? Parece que la expulsión de la familia presidencial ha sido más bien una consecuencia de algo mayor. Todo comenzó cuando el joven tunecino Mohamed Buazizi se prendió fuego para denunciar la humillación a la que le sometía el régimen, que le había quitado su único medio de subsistencia, un puesto ambulante de frutas y verduras. Sólo querían, pues, mejorar su modo de vida (sobre todo, a nivel laboral…

Gracias por la visita

Imagen

¿Quién es Jesús de Nazareth?

Imagen
José Antonio Pagola / "Rechazado entre los suyos",  publicado en su blog.


Jesús no es un sacerdote del Templo, ocupado en cuidar y promover la religión. Tampoco lo confunde nadie con un maestro de la Ley, dedicado a defender la Torá de Moisés. Los campesinos de Galilea ven en sus gestos curadores y en sus palabras de fuego la actuación de un profeta movido por el Espíritu de Dios. Jesús sabe que le espera una vida difícil y conflictiva. Los dirigentes religiosos se le enfrentarán. Es el destino de todo profeta. No sospecha todavía que será rechazado precisamente entre los suyos, los que mejor lo conocen desde niño.

¿Qué puede aportar la filosofía al descubrimiento del Bosón de Higgs?

Imagen
En primer lugar, tendríamos que aclarar que nuestro interés se debe al contenido del descubrimiento y no por la manida expresión "particula divina" o "particula de Dios", que tanto éxito ha tenido; pues, parece ser que el origen de la expresión "la partícula de Dios" es uno de esos caprichos de la historia de la ciencia. Leo Lederman, un Premio Nobel, escribió un libro de divulgación sobre la física de partículas en los noventa. En el texto, el autor se refería al bosón de Higgs como The Goddamn Particle ("La Partícula Puñetera") por lo difícil que resultaba detectarla. El editor del libro, en un arranque de originalidad, decididió cambiar el término The Goddamn Particle por The God Particle y así "La Partícula Puñetera" se convirtió en "La Partícula de Dios".

Hacerse trampas a uno mismo...

Imagen

"Pequeña parábola del silencio"

Imagen
"¿Qué aprendes en tu vida de silencio?". Preguntó el caminante a un monje. El monje, que en aquel momento estaba sacando agua de un pozo, le respondió: "Mira al fondo del pozo. ¿Qué ves?". El caminante obedeció la propuesta del solitario, y se asomó curioso al brocal del pozo. Después de observar bien respondió: "Sólo veo un poco de agua revuelta".

"Detente un instante en tu camino, hermano, -le dijo el monje- contempla silencioso y sereno el cielo y las montañas que rodean nuestro monasterio, y espera... ".

Tanto el monje como el caminante se entretuvieron contemplando en silencio durante un tiempo, que no se hizo largo, la belleza deslumbrante del entorno. El sol levante destacaba el perfil de las montañas en el fondo azul intenso del cielo.

"Hermano... vuelve ahora a mirar el pozo y dime: Qué ves?". "Ahora veo mi rostro reflejado en el espejo que me ofrece la serenidad del agua", contestó el caminante.

"Esto es, herm…