Ataque a la familia

No parece que haga falta argumentar mucho para que convengamos todos que el decreto ley recién aprobado perjudica seriamente a las familias españolas. Por decirlo burdamente, no son ni una ni dos, las familias que se ven haciendo equilibrios para llegar a fin de mes y que afirman con sinceridad: no nos podemos permitir tener (más) hijos. Echo de menos ahora a aquellos que llenaban el centro de Madrid defendiendo la familia por las calles. 



¿Acaso los motivos sociales no son dignos para manifestarse? ¿O la familia sólo importa en ciertas circunstancias?

¿Sólo es pecado lo concerniente a la moral sexua?  ¿Y lo relativo a la moral social?

¿Son acaso secundarios los principios del Magisterio de la Iglesia relativos a la economía tales como el "destino universal de los bienes"? ¿O hay elementos optativos en el cumplimiento del Magisterio?

¿O depende de la ideología política y no del Evangelio la oportunidad para manifestarse?


El Concilio Vaticano II ha propuesto de nuevo la doctrina tradicional con palabras que merecen ser citadas aquí textualmente: “El hombre, usando estos bienes, no debe considerar las cosas exteriores que legítimamente posee como exclusivamente suyas, sino también como comunes, en el sentido de que no le aprovechen a él solamente, sino también a los demás”. Y un poco más adelante: “La propiedad privada o un cierto dominio sobre los bienes externos aseguran a cada cual una zona absolutamente necesaria de autonomía personal y familiar, y deben ser considerados como una ampliación de la libertad humana... La propiedad privada, por su misma naturaleza, tiene también una índole social, cuyo fundamento reside en el destino común de los bienes”


Comentarios

  1. Excelente y acertada reflexión, hace mucho que echo de menos la voz de la jerarquia española ante el desarrollo de una crisis beneficiosa para los ricos. Parece que el término "familia" permite muchos desarrollos y comprensiones y, ciertamente, da la impresión de que el aspecto de la intimidad conyugal en el lecho es el máximo exponente de la misma para nuestros pastores, ojalá me equivoque, ojalá, y en breve, toda la COnferencia Episcopal se indigne ante las nuevas leyes. Gracias Javi y feliz verano.

    ResponderEliminar
  2. Cuando gente cercana a ti sufre las consecuencias de esta macroestafa colectiva que han dado por llamar crisis, esperas que la gente por la que sientes aprecio salga en tu defensa; si eso no ocurre sientes una absoluta y profunda decepción. Eso me esta ocurriendo... y ójala yo también tenga que rectificar una y mil veces; pero sueño con una Iglesia indignada y enfrentada a los poderosos, para poder servir más y mejor, porque una Iglesia que no sirve no sirve para nada. Gracias Elena por seguir pasando por aquí. El verano... tan intenso como la vida misma. Un abrazo y feliz descanso (si puedes).

    ResponderEliminar
  3. Mantengamos viva la memoria de quienes se sienten aplastados por esta indignante estafa. Por más que nos quieran conducir a ese estúpido pensamiento único, medidas únicas.... hemos de mantenernos despiertos, vivos y alentar a lo nuevo...Gracias Javi por tus reflexiones, finas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Nacho, incansable a la hora de animar, de alentar, de alertar. Un abrazo... mañana de campo de trabajo con algunos chavales... Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama