¿Qué puede aportar la filosofía al descubrimiento del Bosón de Higgs?

En primer lugar, tendríamos que aclarar que nuestro interés se debe al contenido del descubrimiento y no por la manida expresión "particula divina" o "particula de Dios", que tanto éxito ha tenido; pues, parece ser que el origen de la expresión "la partícula de Dios" es uno de esos caprichos de la historia de la ciencia. Leo Lederman, un Premio Nobel, escribió un libro de divulgación sobre la física de partículas en los noventa. En el texto, el autor se refería al bosón de Higgs como The Goddamn Particle ("La Partícula Puñetera") por lo difícil que resultaba detectarla. El editor del libro, en un arranque de originalidad, decididió cambiar el término The Goddamn Particle por The God Particle y así "La Partícula Puñetera" se convirtió en "La Partícula de Dios".

Para echarse unas risas, la serie The Big Bang Theory , utiliza esta cuestión física como contexto de uno de sus capítulos (capítulo 21, de la quinta temporada)



En realidad, cuando hablamos del descubrimiento de esta particula de lo que hablamos es de la confirmación de un modo explicativo, el Modelo Estándar, que nos explica el mundo subatómico. Este modelo nos predecía con exactitud las partículas y las fuerzas de la naturaleza; pero faltaba un detalle importante que dejaba en el aire el modelo: ¿cómo explicamos que electrones y quarks, ambas partículas elementales, tengan una masa tan diversa? 

Hace casi cincuenta años Higgs propuso una explicación coherente con el modelo. Debería de existir un campo que se extendiese por todo el espacio y que al interactuar con las particulas elementales las dotase de masa. A mayor interacción, mayor masa. Para verificar esta teoría era necesario encontrar la partícula asociada a este campo: el bosón de Higgs. Pero para encontrar esta partícula, primero, necesitamos cantidades de energía similares a las del Big Bang; segundo, el bosón se desintegra antes de que podamos observarlo, así pues hemos de seguir el rastro que deja.

Imagen que da el ordenador del CERN

En cualquier caso, a pesar de la importanca del descubrimiento (es evidente que el universo sin masa sería muy diferente), hemos de hacernos conscientes de que estamos hablando del 4% del universo. El resto, es materia y energías oscuras, de este 96% la ciencia apenas nos dice nada.

Algunas reflexiones (aportaciones) desde la filosofía...

Tras este descubrimiento quizá haya llegado el momento de pensar, ¿está el Modelo Estándar agotado y es momento de acudir a la creación de otros modelos o paradigmas en la física de partículas que tiendan hacia la unificación? Historicamente, la ciencia ha avanzado más por la crisis de sus modelos que por la confirmación de los mismos.

De cualquier modo, parece evidente que el reciente descubrimiento avnaza en la línea descriptiva de cómo ha toma la masa la materia; sin embargo, queda un amplio terreno para la filosofía acerca del por qué lo existente (sea material o no)

Además, la ciencia de estos dos últimos siglo parece dejar cada vez más en evidencia al materialismo de los cientificistas, pues el objeto de estudio de la física (paradigma de la ciencia de nuestro siglo) es algo que no se ve, en este caso el campo de Higgs.

Parece que ha quedado claro que el hecho de que no haya masa, no significa que no haya nada; es decir, que el vacío no es la nada. Así pues, encontrar el el origen de la masa, no tiene nada que ver con encontrar el origen de lo que existe y sigue teniendo vigor la cuestión metafísica de Heidegger, ¿por qué existe el ser no más bien la nada?

Para que podamos acercarnos a esas condiciones originarias del Big Bang, ¿no se nos presenta como postulado el continuo espacio-tiempo, o sería excesivo contemplar la posibilidad de identificar ese acto originario con el acto creador de dios?


Comentarios

  1. Sin mas decir... Se trata de una información con bastante contenido! está bastante bien, y ademas me parece correcto que se expliquen cosas que no todo el mundo ve... Creo que de vez en cuando deberíamos relacionar mas todos los ámbitos que existen (todas las ¨-logias¨), que deberíamos relacionar e interaccionar conocimientos científicos con conocimientos metafísicos y filosóficos para avanzar en este mundo... Y no aferrarnos a la ciencia por ejemplo, o a un ámbito cualquiera, y no salir de él. Si relacionamos las cosas entre sí, eso permitirá un cambio gigantesco que nos ofrecerá respuestas firmes.
    es mi opinión. Pero, ¿no estaría bien?.

    ResponderEliminar
  2. Amigo anónimo,

    lo que apuntas en tu comentario es precisamente el motor de avance del conocimiento humano: ir dando pasos hacia una visión cada vez más holística de la realidad. Para ello, la actitud inicial ha de ser de humildad para poder reconocer que nuestra particular visión de lo real por muy científica que se pretenda, es tan sólo un sector de lo real. Es obligado unir perspectivas y saberes para avanzar en el camino de la verdad.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness