¿Fe o magia?



El arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, acaba de firmar un decreto en el que pide a toda la Diócesis que «intensifique» sus oraciones para acabar con la sequía de este año.

«Pedir por el envío de lluvias ha sido siempre una constante en la vida de la Iglesia, tanto que incluso el propio misal propone oraciones para implorar este favor», recoge la nota de prensa enviada ayer desde el Arzobispado, en la que también se recuerda que este mismo gesto ya se realizó en 2008.  Con el decreto ‘ad petendam pluviam’, Gil Hellín insta a los sacerdotes a celebrar misas con este propósito, al igual que solicita a los fieles a que incluyan la rogativa en sus rezos personales.

Para hacerlo de modo «sencillo», el arzobispo recomienda en su misiva «implorar la lluvia en todas las celebraciones de la Eucaristía, bien con las preces ‘ad casum’ del Libro de Oración de fieles, o, durante la semana, con las oraciones apropiadas del Misa Romano, seguros de alcanzarla por la promesa del Señor: cuando pidáis al Padre unidos en mi nombre, os lo concederá»

Fuente: Diario de Burgos 



San Agustín (siglo IV) explica que un milagro es “un fenómeno donde se produce un efecto con independencia de la causa, de  la cual quiso Dios que dependiera, según la común y ordinaria condición de  las cosas”. Pero a partir de la revolución científica y el surgimiento de las ciencias modernas, se desenmascaró tanta ignorancia y superstición presentada como “milagro”.

Por eso, después del Concilio Vaticano II, tomó vigencia la  definición del Colegio Episcopal Holandés de que “nada nos obliga a  considerar los milagros como una intervención arbitraria y extraña de Dios, como si Dios impidiera el curso de su propia creación. Lo más propio es  decir que el milagro hace al hombre consciente de que ignora lo que puede  pasar en él mismo y en el mundo”. Finalmente, El 25 de enero de 1983, el  Papa Juan Pablo II promulgó el vigente Código de Derecho Canónico, donde  toda referencia a intervenciones milagrosas y milagros fue suprimida.

No creemos en un dios apático, puro deísmo, que asiste impasible al devenir del mundo; pero tampoco es el Dios cristiano un dios que maneja su creación a golpe de superpoderes, como un héroe de ciencia ficción. Por eso hemos de estar alerta, para detectar una fe entendida como creencia en elementos mágicos. El Dios en el que creemos, o tendríamos que creer  maduramente, es el Dios que se relaciona con cada uno de nosotros de persona a persona, lo demás es puro infantilismo. Tampoco creemos en una Iglesia dirigida por un conjunto chamanes o magos hechiceros que invocan cambios en las fuerzas de la naturaleza. Desde Lumen Gentium nuestra Iglesia es ante todo relación, y se describe como Comunidad.

Finalmente, decimos con Chesterton: "Al entrar en la Iglesia quítate el sombrero, no la cabeza"; por otro lado, esta noticia pone de manifiesto la necesidad de la continúa reforma de la Liturgia.

Comentarios

  1. Puestos a PEdir, pidamos por un poquito de empleo, o algo más de dignidad para el género humano, o unamos nuestras plegarias por esa justicia, que tenemos guardada en los viejos arcones...
    Pero me quedo con esa fe entretejida y vivida en relación, donde podamos descubrir a ese Dios que se nos relaga en lo pequeño, en los más pequeños, en el humilde en el abatido... y como dice nuestra propia liturgia (Plegaria V Jesús modelo de Caridad") en esta época de crisis... "Danos entreñas de misericorda ante toda miseria humana,inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y decaído..."
    Que esta sea nuestra mejor plegaria. Un abrazo Javi... y de nuevo gracias por tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, pidamos por una declaración rotunda de toda la Iglesia contra el paro y los causantes de este maldita crisis...

    Me encanta lo de las "entrañas de misericordia", me recuerda esa metáfora preciosa del seno materno de Dios del AT. Un abrazo Nacho y ánimo con tus convivencias aunque ya veo por el FB que va todo genial

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama