Radiografía de un "hereje"

El libro de la polémica publicado en 2000
Desde mi primera juventud leo sus libros y ahora he podido conocerle. Suele hablar espacio y con una notable delicadeza en el uso del lenguaje. En el trato personal es cercano y no le cuesta esbozar una sonrisa. Intercambia anécdotas y alguna que otra confesión. Es capaz de reconocer que de tal o cual tema no sabe mucho porque no lo ha trabajado. Como buen palentino es noble, no tiene doblez y dice lo que piensa. Cita de memoria textos del Concilio Vaticano II. No eleva el tono de voz, pero tampoco le tiembla un ápice. Al calor de una sencilla cena disfruta de la charla. Escucha, y si algo no lo ha oído bien, pide que se lo repitan. Respetuoso y agradecido. Es teólogo. Está apartado de la comunión eclesial. En su mirada no hay miedo. Le suelen llamar Juanjo y se apellida Tamayo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness