Val d'Aran is not Catalonia

En el Valle de Arán, comarca del Pirineo leridano, hay quienes pretenden que se le reconozca el carácter de nación, con todas sus consecuencias. Tan nación y tan independiente de Cataluña, como ésta pretende serlo de España. Así se lo dijo a Pilar Rahola (conocida independentista catalana) un joven venido del valle, donde 2.785 habitantes tienen como lengua materna una variedad dialectal del occitano, parecida al catalán. Siguiendo la ideología nacionalista, habría que empezar a segregar territorios de la propia Cataluña, porque en el Valle de Arán no hablan catalán, sino aranés. ¿Serán otra nación? ¿No habría que hacer una consulta en el Valle de Arán para ver si quieren ser catalanes?

Occitania, según la wikipedia, es el nombre que se aplica contemporáneamente al área de territorios donde tradicionalmente se ha hablado el idioma occitano, junto a la cultura desarrollada en las zonas de mayor influencia de dicha lengua romance. Corresponde en su mayor extensión con el Mediodía francés, si bien comprende también el Valle de Arán en Cataluña (España) y algunos valles alpinos llamados Valles Occitanos, pertenecientes a la región italiana del Piamonte, así como al Principado de Mónaco.

Esto es lo que sucede cuando un joven propone la segregación del Valle de Arán con los mismos argumentos con que los catalanistas proponen la segregación de España. Sucedió en un programa de la televisión catalana. Alguien lo subtituló y lo colgó en youtube. Asistimos a la ceremonia de la confusión a la que puede dar lugar el nacionalismo llevado hasta sus últimas consecuencias. ¿O es que los araneses no tienen también derecho a la secesión en fidelidad a la ideología nacionalista? 

Sea como sea, estamos asistiendo al final del Estado moderno, realmente es mal momento para pedir ser una nación cuando este modelo se diluye. El modelo del Estado-Nación ilustrado está en crisis y son ya estructuras supranacionales las que deciden el futuro de los pueblos. Mucho me temo que sentirse de tal o cual país pronto será algo así como ser del Sevilla o del Betis. Algo muy pasional; pero en el fondo pura banalidad. Por eso la cura ante el nacionalismo no es otra que un sano cosmopolitismo (ciudadano del mundo).

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness