Gracias Miliki


Se nos ha ido un payaso... el mundo está más triste hoy... Toda una generación de niños cantábamos sus canciones, nos reíamos sin malicia y nos encantaba saber que cuando los payasos decían "ustedes" éramos nosotros los niños. Nunca olvidaré cómo llenaba de aire mis pulmones y gritaba con fuerza: ¡¡¡Bieeeeeen!!!, cuando Miliki preguntaba: ¿Cómo están ustedeeeees? Y eso que algunos no estábamos tan bien.

Sé que da mucha pena ver a los payasos tristes, pero hoy... Hoy, hay fiesta en el cielo, y me imagino a los angelotes cantando y bailando en un mundo de fantasía sin final.


Gracias por tu vida. Tus niños nunca te olvidarán...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness