Microrrelatos: la pedagogía del pañal

Me di cuenta de que olía mal. Llevaba llorando algún tiempo porque tenía sucio el pañal. La cambié con todo el cuidado, le puse colonia y ropita limpia; y entonces esbozó una tierna sonrisa

(Comprendí de repente la escatología cristiana)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama