Te lo digo en todo momento...


Pero, ¿puede una mujer olvidarse del niño que cría, o dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues bien, aunque alguna lo olvidase, yo nunca me olvidaría de ti. Mira cómo te tengo grabada en la palma de mis manos. (Libro de Isaías)

Comentarios

  1. Hermoso, Javi, seres tocados, alcanzados, heridos de amor... Una buena forma de terminar el día y descansar acogidos.
    Un abrazo a los tres, signos y expresión de ese amor...
    PD. El otro día en el FORO de pastoral de Girón en Valladolid estuvo dando testimonio uno de tus chicos Juan Cuesta (creo)hablamos de ti brevemente... y como no puede ser de otra forma, ¡bién!

    ResponderEliminar
  2. Ya ves Nacho, la vida siempre busca caminos de conexión. Me alegro de que aproveches esos foros y compartas con esa buena gente de Girón. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness