Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

La clase de religión

Imagen
Fragmento de un artículo más largo  del teólogo José María Castillo, titulado: En un papado para el pueblo, una 'Teología popular' En España, al menos, la Conferencia Episcopal ha conseguido que en la asignatura de religión se matriculen una notable mayoría de los niños, adolescentes y jóvenes que cursan los estudios previos al acceso a la enseñanza universitaria. Pues bien, lo que llama la atención y no resulta fácil explicar es que la gran mayoría de los chicos y chicas, que asisten durante años a las clases de religión, en cuanto pasan de la adolescencia, se muestran indiferentes ante el hecho religioso, a veces contrarios a él y, en no poco casos, abiertamente ateos y distantes de la Iglesia. A veces, los hombres de Iglesia despachan este problema asegurando que los jóvenes se han viciado, que la secularización y el laicismo los ha pervertido, que los profesores no están a la altura de las circunstancias, que las familias no ayudan, etc, etc. Pues bien, segurame…

San Romero de América

Imagen
Ayer fue el 33 aniversario del asesinato de Óscar Romero, o como dice Pedro Casaldáliga san Romero de América. El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, apuntaba la pasada semana que "el Papa, al que tengo la dicha de conocer peronalmente, tiene una devoción por Romero y una convicción total de que es un santo y un mártir". Quizá esté insinuando una buena noticia...
Por eso, quiero recordar algunas de sus palabras, aunque en realidad cualquier momento es apropiado para volver a escuchar y volver a leer a Romero:


"Queridos hermanos, sobre todo ustedes mis queridos hermanos que me odian, ustedes mis queridos hermanos que creen que yo estoy predicando la violencia, y me calumnian y saben que no es así, ustedes que tienen las manos manchadas de crimen, de tortura, de atropello, de injusticia: ¡conviértanse! Los quiero mucho, me dan lástima, porque van por caminos de perdición" (Homilía 10 de septiembre de 1978, V p. 180).������������������������…

Abbá

Imagen
Te llama por tu nombre desde la mañana a la noche.
Te limpia si estás sucio.
Te cura.
Te calma al oír tu llanto y te seca las lágrimas.
Te procura el sustento y te cuida.
Te susurra al oído la canción apropiada.
Te regala una sonrisa al mirarte a los ojos.
Te guarda en su regazo y juega contigo.
Te quiere con locura.

Daría incluso la vida por ti.  Es un padre bueno, es un buen padre.

¿Autorretrato?

Imagen

No tengáis miedo a la ternura

Imagen
El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es grosero ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. El amor disculpa sin limites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites.
(Carta de Pablo a la comunidad de Tesalónica)

Lo siniestro

Imagen
Llevo tiempo queriendo dedicar una entrada a Eugenio Trías, tras su muerte el pasado 10 de febrero. Cuando ya metido en lo cotidiano del día a día casi se me había olvidado la intención, me he encontrado con este delicioso diálogo. Sirva de humilde homenaje al mayor filósofo español de nuestra época contemporánea.


¿La historia se repite?

Imagen
Era ya anciano cuando le impusieron sus responsabilidades y el momento eclesial que le ha tocado es límite: todo el mundo es consciente de que se están radicalizando las posturas. Las diferencias entre los poderes fácticos de la Iglesia, comienzan a ser irreconciliables. Además, la conciencia de Su Santidad no soportaba más escándalos. Es lógico que no encuentre fuerzas para continuar. Definitivamente, no estaba preparado para soportar las bajezas de la política vaticana y estaba convencido de que su estilo de vida anterior era de mayor servicio para la Iglesia.

Efectivamente, Celestino V, tras dejar la sede romana, quiso volver a ser ermitaño... su sucesor le encarceló y murió dos meses después. Estábamos a las puertas del cisma de Aviñón.

"Crecimiento personal y compromiso social"

Imagen
"No hay crecimiento personal que no desemboque en un compromiso social, a la vez que el compromiso social, para que sea constructivo y humano, requiere un trabajo sobre sí, que permita a la persona vivirse desde lo mejor de ella misma..., si no quiere introducir en ese compromiso sus propios “desórdenes” interiores". 

 "No hay riesgo de egocentrismo en el compromiso por llegar a ser uno mismo, puesto que ser uno mismo incluye vivir primariamente la dimensión comunitaria que nos constituye: ser yo es vivir en armonía con lo profundo de mí; y lo que está en armonía con quien soy en profundidad es el bien del otro: nunca puede ser bueno para la persona lo que destruye a los demás. El riesgo del egocentrismo aparece cuando me vivo desde las necesidades de mi sensibilidad o de mi cuerpo, sin tener en cuenta la fidelidad a lo profundo de mí".
(Para leer el artículo completo en la web del autor)
Enrique Martínez Lozano