La zorra desahuciada

 Se le acercó entonces un maestro de la ley, que le dijo:
–Maestro, deseo seguirte adondequiera que vayas.
  Jesús le contestó:
–Las zorras tienen cuevas, y las aves, nidos; pero el Hijo del hombren no tiene donde recostar la cabeza. 
 (Mateo 8, 19-20)

Al ver aquello, Jesús hizo un látigo con unas cuerdas y los echó a todos del templo, junto con las ovejas y los bueyes. Arrojó al suelo las monedas de los cambistas y les volcó las mesas. 
 (Juan 2, 15)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama