Cuando me sentía escribidor

Hubo una época en la que podía estar horas escribiendo, en la que llenaba los cuadernos de poemas pueriles (o no tanto) Hubo un tiempo en que soñaba con publicar novelas e incluso llegué a redactar más de un centenar de páginas, con un estilo de palabras apretadas. Hubo momentos en los que apenas dormía imaginando historias y filosofías... Y ahora, ya ves; cuatro letras mal juntadas escritas con el móvil y poco más... 

Quizá ahora prefiera intentar cambiar el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Educación de la interioridad y mindfulness