La niña de "El exorcista" y "El diablo viste de Prada"


En la actualidad, oficialmente, no hay sacerdotes formados específicamente para practicar exorcismos porque para desempeñar esta facultad deben estar autorizados por el obispo de su diócesis (en el pasado era una de la órdenes menores que recibía el presbítero en su camino al sacerdocio) En estos días, ha saltado a los informativos la noticia de que en Madrid están formando exorcistas debido al aumento de los casos y a la demanda de los fieles (Para leer la noticia pincha aquí). Los nuevos exorcistas están estudiando a marchas forzadas el 'Ritual renovado de Exorcismos', aprobado por Juan Pablo II en 1998.

 

En el Diccionario teológico del Nuevo Testamento de Lothar Coenen, Erich Beyreuther y Hans Bietenhard podemos leer: "La idea del diablo (Satán) y la creencia en su existencia personal pertenecen, para el hombre «culto», para el «que ha entrado en la mayoría de edad», al mundo del mito, de la fábula o de la superstición primitiva" "A esto hay que añadir que, según la historia de las religiones, lo que se dice entre los cristianos del demonio está sujeto a influjos extrabíblicos, paganos y precristianos"; "aunque el testimonio de la Biblia cuenta con la existencia del diablo (...) Las predicaciones sobre el diablo y sobre el infierno, cuando no fomentan la necesidad de emociones de personas pseudopiadosas y la excitación de sus nervios, sólo sirven para difundir la inseguridad, la angustia y el miedo. Dichas predicaciones, en lugar de quitarlas, ponen cargas en las espaldas de los hombres."
  
En el Extraconfidencial.com un artículo de Paco de León nos narra: "Un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania (Filadelfia, EE.UU) ha descrito la enfermedad que padecía la protagonista de la película "El exorcista". Durante cinco años, este grupo del que forma parte el neurólogo español Josep Dalmau, ha estado investigando sobre esta patología conocida como "Encefalitis por anticuerpos contra receptores NMAD". El Dr. Dalmau cuenta que "muchos casos tratados de Encefalitis por anticuerpos, presentan síntomas muy similares a los que vemos en la película como torsiones corporales muy forzadas y "desestructurando el lenguaje" hasta el punto que éste se convierte en incomprensible, lo que puede darnos la sensación de que hablan idiomas extraños, aunque no es así" 

Continúa Paco de León: "En el año 2005 este grupo de investigadores empezaron un trabajo que, finalmente, le ha "quitado" todo el misterio a la dolencia, provocada por anticuerpos que atacan a proteínas situadas en la superficie de las neuronas y en sus puntos de conexión (sinapsis)." La buena noticia es que el trastorno tiene un 80% de posibilidades de curación con un diagnóstico adecuado. Pero en muchos casos, cuenta el Dr. Dalmau "la espectacularidad del trastorno suele confundir a las familias de los enfermos que, convencidos de que una droga es la causante del espeluznante trastorno, llevan a su enfermo a urgencias, donde las pruebas descartan que se trate de una sustancia estupefaciente. De esta manera, los familiares inician un calvario de idas y venidas al hospital, al psiquiatra, incluso al sacerdote exorcista, y estos enfermos acaban en las unidades de cuidados intensivos (UCI)  y pasando varios meses ingresados, donde algunos a veces mueren".

Así pues, viendo que la teología y la ciencia se complementan en sus apreciaciones, cuando vayamos a Madrid no busquemos demonios con cuernos y rabo, busquémosles más bien de traje y corbata, porque finalmente va a ser verdad que "El diablo viste de Prada"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness