Presbítera y epíscopa


Demetrio Fernández, obispo de Córdoba declaró (14-06-13): "Jamás las mujeres podrán ser sacerdotes" 

Sin embargo, el historiador Plineo el Joven en el año 112, informó de dos líderes de una comunidad cristiana que eran mujeres. Uno de los Padres de la Iglesia, san Juan Crisóstomo, dice de Junia “cuan grande es la devoción de esta mujer, que ha sido encontrada digna del título de apóstol”. En el concilio de Calcedonia, en el año 451, aparece el nombre de una teóloga llamada Pulqueria. Y las fuentes arqueológicas nos dejan sepulcros en diferentes poblaciones: Tropea, “Leta la presbítera murió a los 40 años”. Melos, Thera: a una mujer llamada Epiktas se le llama presbítera y en Sicilia, aparecen inscripciones donde se puede leer el nombre de una mujer con el título de presbítera. En una carta de Fimilio a San Cipriano, en el año 230, hace referencia a este detalle de los sepulcros. Incluso, en el siglo IX el obispo Atto Vercelli, explicó que “estas mujeres que eran llamadas presbíteras asumieron las funciones de predicar, dirigir y enseñar”. Y, por supuesto, uno de los mosaicos más famosos en una de las iglesias más antiguas de Roma, muestra a la “Obispa” Teodora


Por eso, nunca digas, nunca jamás.

En la iglesia de Santa Práxedes en Roma

Comentarios

  1. Incluso podrían haber dicho la 'papisa', porque Theodora era la madre del Papa Pascual I, que mandó construir el oratorio de San Zenón en la basílica de Santa Práxedes para que allí reposaran los restos de su madre, acompañados de los de los mártires Zenón y Valentín https://www.facebook.com/photo.php?fbid=649001941789567&set=a.270186193004479.64715.100000393008449&type=1&theater

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la aportación y por pasarte por el blog. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Hacia una teología de la interioridad