Quiero quitarme esta pena

Quiero quitarme esta pena
me hiere cuando estalla,
porque no tengo el alma
hecha a la pena
y mi cuerpo no se halla.

No son mis ojos sin los tuyos
dos cuencas vacías, solitarias,
no sé que es de mi boca,
de mi boca sin tu aliento,
sólo el calor de tus ojos
adivinan, vida mía,
lo que yo siento.

Y a veces se me olvía la razón,
mi impulso determina
violento desafío,
por querer la libertad
como el agua de los ríos.

En noches de frío y viento
por mar yo naufrago,
y ya no volveré a verte,
me iré muriendo despacio
si puedo yo perderte.

Yo creí que tu boca era mía,
pero mi sangre se entristece
por mis venas, vida mía.
Yo creí que tu cuerpo era mío,
pero te fuiste en silencio
como el agua de los ríos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Hacia una teología de la interioridad