El amor no es un juego de niños


A la mujer

Gracias, Dios Padre de misericordia, por el amor que nos tienes;
porque nos has creado a tu imagen y semejanza como hombre y mujer;
para que, reconociéndonos diferentes, busquemos complementarnos.
Gracias, Padre, por la mujer y su misión en la comunidad humana.

Te pedimos por la mujer que es hija:
que sea acogida y amada por sus padres,
Te pedimos por la mujer que es hermana:
que sea respetada y defendida por sus hermanos.
 
Te pedimos por la mujer que es esposa:
para que vivan ambos la comunión de corazones
Te pedimos por la mujer que es madre:
que reconozca en la maternidad la obra del amor.
Te pedimos por las mujeres buenas y generosas
que han entregado su vida para darnos la nuestra.

Te pedimos por las mujeres que se sienten solas,
por las que no encuentran sentido a su vida;
por las marginadas y usadas como objeto de placer y de consumo;
por las que han sido maltratadas, violadas y asesinadas.

Te pedimos, Dios de amor, por todos nosotros, hombres y mujeres;
para que nos sepamos comprender, valorar y ayudar mutuamente. Amén

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness