La historia de una canción de amor hecha para ti


Todos quieren ser amados, estar enamorados.
La gente quiere siempre quiere escuchar historias de amor.
Hay que descubrir lo profundo, lo especial, que hay en ti; a pesar de que parezcas uno más.
Cuando descubres un lenguaje en el que expresar lo que te ocurre por dentro, el universo se vuelve de colores.
A veces no es la canción, sino quien escucha; lo importante no es cantar la canción adecuada sino a la persona adecuada.
Seguro que, ahora mismo, hay alguien que espera que le dirijas tu atención.
Y te miro esperando que crucemos las miradas.
De nada sirven los aplausos si no me miras.
No darse por vencido a la primera de cambio, tiene recompensa (casi siempre).
De nada sirve que te siga llamando si  no estamos en la misma onda.
Saber por qué ocurren las cosas, nos tranquiliza.
Entonces reconocemos que todo era más sencillo de lo que parecía.
La ayuda puede llegar de cualquiera; porque todos necesitamos ayuda alguna vez.
Llenas de luz la habitación cada vez que entras, y tú no te das cuenta.
Saber que me ves, que me miras.... es suficiente.
Para qué quiero todas esas cosas... saber que me quieres es suficiente.
Descubrir a una persona que siente lo mismo que tú no tiene precio
A diario a miles de historias de amor a punto de hacerse realidad, ¿suerte?, ¿destino?... Dios
En toda historia de amor, hay una llamada personal.
En toda vocación, hay una historia de amor.
Saborea el camino, disfruta el final.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Hacia una teología de la interioridad