Para educar la mirada, a veces hay que dejar de ver

¿Por qué tengo que cerrar los ojos?


Porque al cerrar los ojos, se nos abre el interior.
Porque, sin verte, descubro en tu mirada que nos entendemos sin palabras.
Porque los recuerdos más antiguos son olores que me abordan al bajar los párpados.
Porque puedo imaginar más vivamente tu imagen.
Porque los sonidos me llenan por dentro hasta erizar mi bello.


Porque podemos descubrir el universo en la mirada de un ciego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness