Respuestas a las preguntas del Papa

La Sagrada Familia tuvo sólo un hijo
1.- Sobre la difusión de la Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia sobre la familia,
a)¿Cuál es el conocimiento real de las enseñanzas de la Biblia, de la (encíclica) 'Gaudium et Spes', de la 'Familiaris consortio' y de otros documentos del magisterio postconciliar (Vaticano II) sobre el valor de la familia según la Iglesia Católica? ¿Cuál es la formación de nuestros fieles para la vida familiar según las enseñanzas de la Iglesia?
Muy pobre, y lo que se conoce no es de primera mano, sino interpretaciones del mismo hechas generalmente por clérigos  o a través de opiniones difundidas por la Conferencia Episcopal Española. En nuestra diócesis (Burgos) hay un cursillo prematrimonial obligatorio para todos aquellos que se quieren casar por la iglesia. En estos cursillos no se explican los citados documentos, sino que casi exclusivamente se insiste en la doctrina sexual de la Iglesia.
b) Allí donde la enseñanza de la Iglesia es conocida, ¿es aceptada integralmente? ¿Hay dificultades en ponerla en práctica? ¿Cuáles?
Integralmente no. En nuestro ámbito a  las familias cristianas le preocupan estos temas pero, en los aspectos en los que no están de acuerdo, prevalece la moral personal sobre la moral de la Iglesia. Algunas personas lo viven con normalidad y a otras les genera un sentimiento de culpa profundo que les hace sentirse alejados de la comunión.
c) ¿Cómo es difundida la enseñanza de la Iglesia en el contexto de los programas pastorales en el ámbito nacional? ¿diocesano, parroquial? ¿Qué catequesis se hace sobre la familia?
En el ámbito nacional se celebra hace unos años un encuentro  de la familia (el día de la Sagrada Familia). En él se enaltecen los valores de un solo modelo de familia cristiana, no mayoritario ni en la sociedad ni en la Iglesia y en el que muchos cristianos no nos sentimos representados. A nivel diocesano hay un encuentro semejante. A nivel parroquial sí que hay grupos de familias y se hace catequesis familiar. Aparte de lo diocesano o parroquial, hay cristianos que se reúnen para compartir su vida y su fe, incluido el ámbito familiar y de pareja.
d) ¿En qué medida -concretamente sobre qué aspectos-tal enseñanza es realmente conocida, aceptada, rechazada y/o criticada en ambientes extra eclesiales? ¿Cuáles son los factores culturales que obstaculizan la plena recepción de la enseñanza de la Iglesia sobre la familia?
En los aspectos de: -Anticoncepción:  la doctrina es rechazada e ignorada. -Matrimonio homosexual: la doctrina es rechazada y criticada. -Ruptura familiares: la doctrina es rechazada, ignorada y sufrida.
Está formulada en un lenguaje que no es el de hoy, y parte del concepto “ley natural” que no es comúnmente aceptado por el  ámbito intelectual. Las personas que tienen inquietud religiosa o espiritual y buscan vivir la experiencia de Dios, no ponen su acento en estos aspectos, porque lo nuclear de su experiencia no está en lo sexual sino en Jesús de Nazaret. Pensamos que el problema no es del receptor (los factores culturales) sino del emisor y del mensaje.


2.- Sobre el matrimonio de acuerdo con la ley natural...
a) ¿Qué lugar ocupa el concepto de ley natural en la cultura civil, tanto en ámbito institucional, educativo y académico, como en ámbito popular? ¿Qué ópticas antropológicas se sobreentienden en este debate sobre el fundamento natural de la familia?
En ámbito popular, y en ciertos grupos conservadores o ámbitos rurales de mediana edad, la “ley natural” es una norma no escrita de conducta en forma del “qué dirán” y habitualmente para criticar al prójimo. En generaciones más jóvenes y generalmente urbanas, el concepto es desconocido.
En ámbito educativo: solo en una minoría de colegios elitistas católicos con tintes fundamentalistas, se sigue separando a los niños de las niñas en aras a una mejor educación basada en las diferencias esenciales de sexos.
En el ámbito académico: el concepto Ley Natural ha sido falsado por la filosofía y otras ciencias. Tan solo se sigue utilizando en ciertos ámbitos de la Teología. El concepto Ley Natural es premoderno y estamos en una cultura posmoderna. El problema no es del receptor, sino del emisor y del mensaje.
b) El concepto de ley natural con relación a la unión entre el hombre y la mujer ¿es comúnmente aceptado como tal de parte de los bautizados en general?
Cada vez se acepta más otro tipo de uniones, y  un cambio de tendencia entre los bautizados, aunque no sabemos en qué punto se está. En ambientes cristianos no se reconoce abiertamente, aún hay miedo a confesar la propia homosexualidad.
c) ¿Cómo es contestada en la práctica y en la teoría la ley natural sobre la unión entre hombre y mujer en vistas de la formación de una familia? ¿Cómo es propuesta y profundizada en los organismos civiles y eclesiales?
A nivel civil hay pocas ayudas y políticas que fomenten la natalidad, y eso es una contestación en la práctica a la unión de hombre y mujer en vistas a la formación de una familia. Observamos un deficiente apoyo en políticas como: -Conciliación de vida laboral y familiar. -Salarios y retribuciones de los trabajadores, suficiente para mantener una familia. -Políticas de vivienda que apoyen a las familias. -Políticas de apoyo a las familias numerosas. -Políticas educativas que abaraten para las familias la educación y los servicios asociados. -Políticas de apoyo a la dependencia para ayudar a familias con hijos discapacitados.
d) En el caso de que pidan el matrimonio los bautizados no practicantes o quienes se declaran no creyentes, ¿cómo afrontar los desafíos pastorales que derivan de ello?
En nuestra diócesis consideramos que no se afronta. Se les da el cursillo estipulado (el mismo para todo el mundo) y se les casa en la Iglesia para “engrosar” la estadística de matrimonios cristianos, aunque luego la Iglesia y el propio matrimonio se desentiendan del compromiso adquirido.
3.- La pastoral de la familia en el contexto de la evangelización.
a) ¿Cuáles son las experiencias surgidas en los últimos decenios en orden a la preparación al matrimonio? ¿De qué manera se ha intentado estimular el deber de evangelización de los esposos y de la familia? ¿De qué manera promocionar la conciencia de la familia como "Iglesia doméstica"?
Las iglesia local más bien nada. Los caminos ejemplares son propuesta de movimientos apostólicos, como el movimiento familiar cristiano. Lo que más se ha fomentado es el concepto de la familia como iglesia doméstica, aunque bajo este nombre se ha promocionado solo una forma de hacer familia en cristiano, pero no todas las formas posibles y todas las sensibilidades. También se está fomentando últimamente hacer protagonistas a los padres de la educación en la fe de sus hijos.
b) ¿Se ha conseguido proponer estilos de plegaria en familia que consigan resistir a la complejidad de la vida y cultura actuales?
Las familias cristianas pensamos que no deben “resistir” a la complejidad de la vida, sino ser sal y luz en medio de esa complejidad y fermentar la vida y la cultura actual, estando abiertos y valorando lo positivo de ellas.
c) En la crisis actual entre generaciones, ¿cómo las familias cristianas han sabido realizar la propia vocación de transmisión de la fe?
Muy pocas familias se toman como un deber fundamental de la educación la transmisión de la fe a sus hijos. Las familias más conscientes han delegado (en muchos casos) la transmisión de la fe en colegios, parroquias o movimientos eclesiales. La mayoría de las familias, ni siquiera eso , no se han sentido responsables.
d) ¿En qué manera las Iglesias locales y los movimientos de espiritualidad familiar han sabido crear caminos ejemplares?
Las familias más comprometidas dentro de la iglesia son un testimonio valiosos para sus comunidades de  referencia. En nuestra diócesis, en los cursillos prematrimoniales, el testimonio que dan las parejas ponentes no es actualmente creíble, no por ellos (que son muy coherentes con su planteamiento), sino por la propuesta que hacen (centrada en un solo tipo de familia muy conservadora, que no es muy relevante para la mayoría).
e) ¿Cuál es la aportación específica que parejas y familias han conseguido dar respecto a la difusión de una visión integral de la pareja y de la familia cristiana que sea actualmente creíble?
Aportan algo de realismo, aunque sigue sin ser un modelo creíble en la sociedad de hoy en día.
f) ¿Qué atención pastoral ha manifestado la Iglesia para apoyar el camino de las parejas en la formación y de las parejas en crisis?
En nuestra diócesis existe un Centro de Orientación Familiar que entre otras acciones, sirve para acompañar a las familias en crisis. También los jesuitas de nuestra diócesis tienen un grupo de ayuda para parejas en crisis.

4.- Sobre la pastoral para afrontar algunas situaciones matrimoniales difíciles,
a) La convivencia "ad experimentum" (experimental), ¿es una realidad pastoral de relieve en la Iglesia particular (local)? ¿En qué porcentaje se podría estimar numéricamente?
En cuanto a realidad, es una realidad evidente y una práctica extendida entre los cristianos y los no cristianos. Sin embargo, pastoralmente no se afronta en absoluto.
b) ¿Existen uniones libres de hecho, sin reconocimiento ni religioso ni civil? ¿Hay datos estadísticos fiables?
Sí, y cada vez más.
c) Los separados y divorciados que se vuelven a casar ¿son una realidad pastoral relevante en la Iglesia particular? ¿En qué porcentaje se podría estimar numéricamente? ¿Cómo se afronta esta realidad a través de programas pastoral adecuados?
Sí que es una realidad, cada vez más numerosa y en familias cristianas. En algunas parroquias y comunidades se les trata pastoralmente como a todo el mundo, incluida la comunión. En otras parroquias, los interesados ocultan su condición o cambian de parroquia por evitar el “qué dirán”.
d) En todos estos casos, ¿cómo viven los bautizados sus irregularidades? ¿Son conscientes de ellas? ¿Manifiestan simplemente indiferencia? ¿Se sienten marginados y viven con sufrimiento la imposibilidad de recibir los sacramentos?
Depende de las personas que les rodeen y de la comunidad que frecuenten y el cura con el que topen. En general, en comunidades pequeñas (pueblos, pequeñas parroquias donde todos se conocen), el sentimiento de marginación es mayor: por no dar que hablar o no ser criticado, no entran en la iglesia siquiera. En parroquias más grandes, los divorciados que quieren seguir viviendo su vida cristiana lo hacen más anónimamente y no supone tantos problemas, aunque el discurso oficial los deje a un lado.
e) ¿Cuáles son las peticiones que las personas divorciadas y vueltas a casar dirigen a la Iglesia, respecto a los sacramentos de la Eucaristía y de la Reconciliación? Entre las personas que se encuentran en esta situación, ¿Cuántas piden estos sacramentos?
No lo piden de manera especial, al menos en las comunidades que conocemos. En buena parte de los casos, no creen que su condición personal le incumba al sacerdote. Simplemente se acercan a los sacramentos como uno más, y procuran ocultar su condición si puede causar problemas. En ciertas parroquias o comunidades, las personas divorciadas o separadas son aceptadas como uno más.
f) ¿La simplificación de la praxis canónica, respecto al reconocimiento de la declaración de anulación del vínculo matrimonial podría ofrecer una real contribución positiva para la solución de los problemas de las personas implicadas? En caso afirmativo, ¿de qué manera?
Absolutamente sí. Que se abaraten los costes. Que se pueda hacer en la misma diócesis en la que te has casado y con mayor celeridad. Incluir otros motivos en las nulidades: -Violencia (especialmente contra la mujer) en el ámbito familiar. -Ausencia de convivencia en el matrimonio. -Ruptura del vínculo amoroso en el seno del matrimonio.
g) ¿Existe una pastoral para acercarse a estos casos? ¿Cómo se desarrolla tal actividad pastoral? ¿Existen programas sobre ello en ámbito nacional y diocesano? ¿Cómo se anuncia a separados y divorciados vueltos a casar la misericordia de Dios y cómo se concreta el sostén de la Iglesia en su camino de fe?
Estas situaciones no se airean ni se proponen mucho en la Iglesia. A estas familias en crisis, rotas o vueltas a recomponer no  se les anuncia la misericordia de Dios ni mucho menos. Como  mucho, a nivel nacional, se los desprecia al afirmar que no son familias cristianas.

5.- Sobre las uniones de personas del mismo sexo...
a)¿Existe en vuestro país una ley civil que reconozca las uniones de personas del mismo sexo equiparadas de alguna manera al matrimonio?
Sí, la más avanzada del mundo.
b) ¿Cuál es la actitud de las Iglesias particulares y locales tanto frente al Estado Civil promotor de uniones civiles entre personas del mismo sexo, como frente a las personas implicadas e este tipo de unión?
Los obispos de nuestro país han liderado manifestaciones en nuestro país , no contra la pobreza, pero sí mayoritariamente contra la ley del matrimonio homosexual. A nivel de comunicados, cartas pastorales, apariciones en prensa, homilías, los obispos españoles han hecho dos tipos de actuaciones: -Criticar duramente la ley española de uniones homosexuales. -Algunos incluso han agredido verbalmente a las personas homosexuales, incluso con insultos (viciosos, depravados, enfermos…)
En España no ha habido ni un solo obispo que haya hablado algo a favor de los homosexuales. Como mucho, algunos han guardado silencio y no se les conoce opinión.
c) ¿Qué atención pastoral es posible tener hacia las personas que han elegido de vivir según este tipo de uniones?
Primero no insultar ni agredir verbalmente. Segundo, dar visibilidad dentro de la Iglesia a la realidad de la homosexualidad. Que deje de ser un tabú, porque es una realidad también dentro de la iglesia. Que los homosexuales católicos no tengan miedo a manifestarse como son. Basta de hipocresía. Tercero: bendecir las uniones homosexuales de aquellas personas cristianas que quieran vivir su relación de pareja teniendo como norma de vida el Evangelio.
d) En el caso de uniones de personas del mismo sexo que haya adoptado niños, ¿cómo comportarse en vistas de la transmisión de la fe?
Igual que ante los niños en cualquier situación familiar, sobre todo teniendo en cuenta que la fe es un don gratuito de Dios y que estos niños, como cualquier otro, son hijos queridos de Dios.

6.- Sobre la educación de los hijos en el seno de situaciones matrimoniales irregulares...
a) ¿Cuál es en estos casos la proporción estimada de niños y adolescentes con relación a los niños nacidos y crecidos en familias regularmente constituidas?
Aproximadamentea la mitad.
b) ¿Con qué actitud los padres se dirigen a la Iglesia? ¿Qué solicitan? ¿Solo los sacramentos o también la catequesis y la enseñanza en general de la religión?
Los padres se acercan poco a la Iglesia, independientemente de sus ituación familiar.
c) ¿De qué manera las Iglesias particulares se acercan a la necesidad de los padres de estos niños para ofrecer una educación cristiana a los propios hijos?
No hay nada en especial.
d) ¿Cómo se desarrolla la práctica sacramental en estos casos: la preparación, administración del sacramento y el acompañamiento?
No se hacen distinciones. Muchas veces se desconoce la situación familiar de los niños y adolescentes. La doctrina católica predicada en la Iglesia española acompleja a los adolescentes y culpabiliza a los niños.

7.- Sobre la apertura de los esposos a la vida...
a) ¿Cuál es el conocimiento real que los cristianos tienen de la doctrina de la (encíclica) "Humanae Vitae" sobre la paternidad responsable? ¿Qué conciencia hay de la evaluación moral de los distintos métodos de regulación de los nacimientos? ¿Qué profundizaciones se podrían sugerir sobre ello desde el punto de vista pastoral?
El conocimiento real es, o bien ninguno, o bien que los métodos anticonceptivos no naturales quedan excluidos para los cristianos. Esta doctrina, creemos que es totalmente ignorada entre los cristianos de a pie. No existe sentido de culpabilidad alguno por utilizar métodos anticonceptivos artificiales. Pastoralmente, se debería insistir en que el cristiano ama y se compromete en la relación de pareja. El tema de las relaciones sexuales debe estar dentro de ese contexto de amor y compromiso: dentro de ese contexto se entiende la paternidad responsable, que debería ser planificada con los métodos que la pareja elija, excluyendo el aborto.
b) ¿La doctrina moral es aceptada? ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos que hacen difícil su aceptación en la mayoría de las parejas?
No se acepta la doctrina moral en general. El aspecto más problemático es que la intimidad y libertad de la pareja se ve comprometida. Además parece una incongruencia aceptar métodos naturales para la planificación familiar pero no métodos artificiales. Es decir, se aprueba el objetivo (la paternidad responsable), pero no los métodos para llevarlo a cabo.
c) ¿Qué métodos naturales se promueven de parte de la Iglesias particulares para ayudar a los cónyuges a poner en práctica la doctrina de la "Humanae vitae"?  
En los cursos de preparación al matrimonio se habla del método Ogino.
d) ¿Qué experiencia hay sobre esta cuestión en la praxis del sacramento de la penitencia y en la participación en la eucaristía?
No se ve como temas que tengan mucho que ver.
e) ¿Qué contrastes se evidencian entre la doctrina de la Iglesia y la educación civil a este respecto?
Desde nuestro punto de vista, en este tema en concreto la educación civil hace una labor mucho más humana y humanizadora que la Iglesia, ya que se preocupa de que los jóvenes tengan una información cuanto más completa mejor. Esto, en el fondo, capacita a la persona para elegir según sus convicciones profundas con buena información, y eso es libertad. La iglesia no debería eludir esta labor de información y educación sexual, completándola con su propia visión de la persona.
f) ¿Cómo promover una mentalidad mayormente abierta a la natalidad? ¿Cómo favorecer el aumento de los nacimientos?
Defendiendo buenas políticas en los siguientes ámbitos: -Conciliación de vida laboral y familiar. -Salarios y retribuciones de los trabajadores, suficiente para mantener una familia. -Políticas de vivienda que apoyen a las familias. -Políticas de apoyo a las familias numerosas. -Políticas educativas que abaraten para las familias la educación y los servicios asociados. -Políticas de apoyo a la dependencia para ayudar a familias con hijos discapacitados.
Las personas no se niegan a tener hijos (algunos sí, pero no es general), pero es verdad que es muy difícil afrontarlo económicamente.

8.- Sobre la relación entre la familia y la persona,
a) Jesucristo revela el misterio y la vocación del hombre: ¿la familia es un lugar privilegiado para que esto suceda?
Puede serlo y es deseable que pueda serlo, aunque no es la única mediación.
b)¿Cuáles situaciones críticas de la familia en el mundo actual pueden constituir un obstáculo para el encuentro de la persona con Cristo?
Creemos que la persona encuentra a Cristo a través de muchas mediaciones, y la familia es una de ellas. No creemos que una situación crítica en la familia sea un obstáculo insalvable para que una persona se acerque a Dios.
c) ¿En qué medida la crisis de fe que pueden sufrir las personas inciden en su vida familiar?
Es posible que así sea, dependiendo del valor y la prioridad que dé a la fe dentro de su vida. Sin embargo, quizás no sea la principal causa de conflictos o crisis familiares.

9.- Otros desafíos y propuestas.
¿Existen otros desafíos y propuestas respecto a los temas tratados en este cuestionario, que sean consideradas como urgentes o útiles de parte de los destinatarios?
Que la dimensión corporal de la fe se integre con normalidad. Que se predique desde la ternura. Que deje de asociarse sexo y pecado para poder entender esta realidad con profundidad. Que el laicado sea responsable de la doctrina acerca de la familia. Que se incida en la dimensión social. Que para defender a la familia se la defienda del sistema neoliberal que la asfixia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness