En la oscuridad

En la oscuridad todo parece diferente, las distancias nos engañan y los rostros no se reconocen. 
No hay lugares comunes. No hay senderos, no hay caminos transitados.
Mirar hacia atrás es una temeridad y mirar hacia delante es una inutilidad. 
¿Dar un paso? ...cómo caminar con las pienas atadas...
El temor se convierte en miedo cuando se pierden todas las referencias.
El trayecto que va de la certeza a la duda es demasiado corto.
Incluso la risa se torna en amenaza en la piel del perdido.


Alargo mi mano de un lado a otro queriendo tocar una superficie de apoyo.
Busco tu mano, que tire de mí. Que me fuerce a confiar de nuevo
Que recuerde cuando caminaba de la mano de mi padre.

(Porque también la oscuridad tiene su encanto)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Hacia una teología de la interioridad