Qué monarquía y qué república

Contemplo La riña de Goya durante algunos minutos. La exaltación de la España cainita. Y enseguida uno se da cuenta de que, como los amores pasionales, en España la relación es ni contigo ni sin ti. ¿Por qué digo esto? Atiendo a horas y horas de discusión de trazo grueso, a favor o en contra. Estomaga escuchar (intentarlo al menos) a tanto contertulio-opinador profesional. Ahora parece que en el pack de ideología políticamente avanzada, incluyen que para ser demócrata hay que ser republicano. Yo me pregunto: ¿la democracia de la República Popular China o de la República de Corea del Norte o de la República Islámica de Irán? Es evidente que es un argumento falaz identificar democracia con república siempre y en todos los casos. Como también es falaz querer identificar monarquía con absolutismo. Y, por supuesto, es evidente que una jefatura del Estado dirimida por derecho sucesorio no es ni de lejos algo democrático; sin embargo, también es falso tildar de antidemocrática la monarquía parlamentaria. Porque no podemos identificar la forma y el fondo. De hecho, del 21 de noviembre de1975 al 24 de febrero de 1981 (al menos) el garante de la democracia española fue la Corona. En cuanto al coste de las jefaturas de los estados, es la República francesa la que más gasta y con mucha diferencia. La monarquía española es de las jefaturas de estado más austeras de Europa.
Si hay que votar algún día, a mí que me pregunten si república presidencialista al modo estadounidense, si república centralizada al modo francés, si república federal al modo alemán, si república confederal al modo suizo.... o república bananera al modo cainita español, porque si no, ya veo que mi opción seguirá siendo la misma: el voto en blanco.

Comentarios

  1. Javi, una vez más nos hemos leído el pensamiento y el sentimiento. Estos días detrabajo en casa, escucho con curiosidad las tertulias en torno a la abdicación y, ciertamente, estomaga escuchar tantos topicazos. Sí, España caínita, seguimos así y seguiremos me da la impresión.
    Mi voto, si no dicen más y mejor, en caso de una posible consulta, en rotundo blanco, un blanco que permitiera pensamiento fresco, culto, alejado de visceralidades y venganzas seculares. Blanco para que todos y todas quepamos en este país de una vez.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Elena por ser compañera de preocupaciones. Un abrazo.

    ...y como diría el poeta:

    Blanco total, blanco pureza.
    Blanco sin par, blanco albino.
    Blanco de folio, blanco de lienzo.
    Blanco que busca un destino.
    Blanco que muestra su extrañeza,
    por no encontrar su camino.

    ResponderEliminar
  3. Javi, por qué un señor hijo de otro señor, puesto en un trono por un dictador, debe tener más derechos que tú o que yo? Acaso es elección divina? Acaso le hemos elegido democráticamente los españoles? Acaso vivimos en el siglo X, donde es necesario un caudillo que nos guíe (y al que rindamos pleitesía) en este valle de lágrimas?

    La monarquía en pleno siglo XXI no tiene sentido ninguno. Es más, es de aquellas cosas que nos impiden progresar como nación y como especie.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo Anónimo, creo que debes leer de nuevo la entrada, pues nada hay en ella que contradiga lo que dices; sin embargo, creo que pones el foco en el lugar equivocado.

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama