"Descalzo sobre tierra roja"

Pocas cosas han conseguido despertarme del letargo estival. (Un par de experiencias formativas quizá...) No ha sido éste un verano fácil. Apenas una escasa lectura o el reencuentro con los viejos compañeros de facultad (con los que puedes tener una de ésas interminables charlas sobre Heidegger o la cultura posmoderna...) Algunas confesiones de madrugada. El mar y la familia.

Ayer, como por casualidad, me tope con la oportunidad de poder asistir a un pedazo del relato existencial de Pedro Casaldáliga. Una vida entre la fe, el dolor, la muerte, la persecución y la esperanza. Cuando el dolor es continuo el cuerpo se "anestesia", es como un dolor sordo que a fuerza de ser permanente se convierte en menos intenso. Aunque nunca nos acostumbramos al dolor. En nuestro dolor interior sucede semejante. La dignidad en la lucha contra el sufrimiento humano (incluido el propio sufrimiento). La fe como hermana de la duda y enemiga del miedo. La vida entregada por encima de todo y la ascética de lo cotidiano.

Para mí, una interpelación, una enmienda a la globalidad, un bofetón existencial.

Por cierto, ya conocía su faceta de poeta, pero me encantó descubrirlo de nuevo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness