Se me escapó un verso



 En cierta ocasión,
se me escapó un verso,
casi sin quererlo
casi sin poesía;
y quedé ya entonces
marcado de por vida.

Con la carne abierta
con el alma herida,
con los poemas rotos
con los renglones cortos
(y con las penas largas, muy largas...
casi encabalgadas)
vivía de joven a horcajadas.

En cierta ocasión se me escapó un verso...
pero me callaron la boca con un beso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Hacia una teología de la interioridad