Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Itinerarios hacia la plenitud

Imagen
En la teoría de las inteligencias múltiples, H. Gardner,sostiene que la inteligencia no es algo monolítico y unitario, más bien lo contrario: tenemos ocho inteligencias interdependientes.Lo normal es que tengamos más desarrolladas dos de estas inteligencias. Por decirlo rápidamente, todos somos buenos en al menos un par de cosas. Pues bien, en el acceso al Misterio ocurre algo parecido. No existe una única forma de acceso a la divinidad, más bien lo contrario. Son múltiples las experiencias de trascendencia que puede tener el ser humano y ése es el camino para dar el paso de la trascendencia a la Trascendencia. Y podemos decir aquí también, que todos tenemos al menos un par de rutas de acceso. La inteligencia espiritual (ésta no la nombra Gardner) , que nos hace competentes en el mundo simbólico y de sentido, utiliza el material de diferentes tipos de experiencias: Experiencia relacional: es la experiencia de la fraternidad, del encuentro con el otro. Querer y sentirse querido.Experie…

"A la llana y sin rodeos"

Imagen

Jesús curó de su parálisis al amante homosexual del centurión

Imagen
Reproduzco unos fragmentos del blog de X. Pikaza que posiblemente nos cambien la perspectiva de un relato de sobra conocido. Sirvan estos párrafos para estimular la curiosidad del lector y acuda a la fuente teológica.


Este hombre es uno de los personajes más impresionantes del Evangelio. Se trata del único militar que acude a Jesús. El único que le pide un milagro a distancia. El único que le contó una parábola. Y el único al que Jesús alabó por tener la fe “más grande” de todo Israel (Mt 8,10), colocándolo así por encima de sus discípulos y de la virgen María.
El relato comienza diciendo que cierto día en que Jesús se hallaba en Cafarnaúm, se le acercó un centurión para rogarle: “Señor, mi muchacho está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente” (Mt 8,6).

Según Mateo, el militar se presentó ante Jesús y le rogó que curara a un joven paralítico que estaba en su casa y sufría mucho. ¿Quién era el enfermo? Mateo no lo dice. Sólo lo identifica con la palabra “páis”, térm…

Creo en la Resurrección

Imagen
Buena noticia de Jesús de Nazareth 

María estaba fuera del sepulcro, llorando.
Mientras lloraba, se inclinó para mirar el monumento
y vio a dos ángeles, vestidos de blanco,
uno junto a la cabeza y otro junto a los pies,
en el lugar donde había yacido el cuerpo de Jesús.
Ellos le dijeron: Mujer ¿por qué lloras?.
Ella les dijo: han llevado a mi señor y no sé dónde le han puesto.
Mientras decía esto se volvió hacia atrás
y vio a Jesús de pie, y no supo que era Jesús.
Le dijo Jesús: Mujer ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?.
Ella, pensando que era el hortelano, le dijo:
Señor, si te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo tomaré - Jesús dijo: ¡María!
- Ella se volvió y dijo en hebreo
¡Rabboni! (¡mi maestro!)
- Jesús le dijo: No me toques más,
que todavía no he subido al Padre.
Vete a mis hermanos y diles:
subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.
- María Magdalena vino y anunció a los discípulos:
¡ He visto al Señor y me ha dicho estas cosas!