Me encuentro cansado

Cansado, me encuestro cansado casi continuamente. No es sólo un cansancio físico, aunque tampoco descanso. Acabar el día cada jornada es un triunfo y por la mañana, llegar a la ducha consume las fuerzas que tengo para todo el día. Siempre, siempre podría llevarme trabajo a casa y nunca, nunca conseguiría tachar todas las cosas de mi lista de tareas pendientes. Cada momento, tengo la cabeza ocupada en solucionar problemas, casi siempre, relacionales (malos entendidos, silencios inconfesables, traiciones a la confianza dada, peticiones de perdón...) Volver una y otra vez a los mismos temas. Los mismos nombres. Y rara vez,  la verdad, consigo avances notables. Tengo la garaganta seca, las piernas cansadas, me duele la cabeza a menudo y respiro fatal, como a bocanadas. Duermo poco. Me cuesta encontrar momentos y lugares de oxigenación.

Soy padre y profe.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama