"Otras noticias de Dios", para creyentes angustiados (o no)

He estado casi todo el curso rumiando (que diría Nietzsche) este libro. Podríamos llamarlo de teología del sentido común; pero es a la vez un ejercicio demoledor de deconstrucción de la categorización del dios de la teología, del dios de las religiones. La consecuencia inevitable es que resalta lo esencial (el bien vivir y el bien morir) y una sana espiritualidad fácilmente universalizable. Manuel Olasagasti Gaztelumendi, este profesor de Historia de la religión, es habitualmente traductor de los gigantes de la teología cristiana y a base de escuchar lo que dicen otros a decidido "hablar" por sí mismo. ¡Y vaya si se ha quedado a gusto!

La editorial donostiarra Utriusque Vasconiae editó en 2009 la obra de Manuel Olasagasti Otras noticias de Dios, donde nos interroga sobre el silencio de Dios, si es imprescindible orar. Reflexiona sobre cómo leer la Biblia sin convertirse en un integrista, la necesidad del uso de la razón y el elogio de la duda. El pecado, el sufrimiento, dios de las religiones y el dios esencial. Para finalmente abodar las consecuencias prácticas de creer así. Un libro distinto, presentado como un leve diáologo, casi platónico. En el que se citan grandes teólogos y filósofos, pero también poetas.

Cuando supe que el autor era traductor de Heidegger, encontré el visado de lectura que necesitaba para embarcarme en la obra; ahora puedo incluso recomendarlo. Especialmente para creyentes angustiados:

“El hombre, al morir, queda sumido en la materia y transfigurado en Dios; perdido y salvado en la materia, que es madre tierra; perdido y salvado en Dios, que es amor”

“Además de la no justificación por las obras (buenas) hay que proclamar la no condenación por las obras (malas)... Los pasajes del nuevo testamento, que hablan de castigo y condena de Dios, no deberían llamarse relatos sagrados sino apuntes o fragmentos de comedias bárbaras, pertenecientes a épocas salvajes en religión”

“El hombre se fabricó un dios malo. Cuando quiera es hora de deshacer el entuerto y devolverle a Dios la bondad robada”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Educación de la interioridad y mindfulness