Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

Imagen
David, de Asturias, mi mejor lector (¿quizá único?), me ha hecho llegar este vídeo de los geniales "Les Luthiers" (que ya han protagonizado alguna entrada de este blog)  y no he podido por menos que acordarme de todo lo que me reí y carcajeé en su espectáculo cuando tuve la suerte de verlos en directo.Y es que filosofía y humor son una combinación excelente. #NecesitamosFilósofos

Descansa en paz Daniel Rabinovich


Y ya que estamos hablando de "epistemología", muestro aquí algunas razones para enamorarse de un filósofo.Estáis invitados a continuar la lista.



Según  https://elrincondesofista.wordpress.com


100 razones para enamorarse de un filósofo
1 Porque, por supuesto, sólo con nosotros una relación será verdadera y genuinamente platónica.
2 Porque los filósofos lo queremos conocer todo… especialmente ¡a tí!
3 Porque siempre escucharemos tus ideas y además encontraremos la forma de entenderlas.
4 Porque si eres capaz de escucharnos sin volverte loco/a, podemos hacerte ve…

Pensar España (sin historia)

Imagen
Hay muchos que piensan en España, pero lo que toca es pensar España. No desde el pasado; porque de eso España tiene un claro exceso. Y de ahí su carácter: dialéctico. Ese el punto de partida: España es una realidad dialéctica entre su autodestrucción y su perpetuación histórica. La España cainita y fratricida. Echar la mirada al pasado nos lleva a la destrucción: cualquier posicionamiento ideológico, por extremo que sea, se justifica en el presente mirando la vasta historia de España. De tanto ponerle el peso de la historia sobre las espaldas, se le quebrará el espinazo. (Medio en broma, medio en serio, una vez escribí sobnre las sobradas razones para exccluir de nuestro sistema educativo a la asignatura de Historia) 
Hay que pensar España en clave de futuro. Su forma: el pro-yecto ciudadano, la ciudadanía como criterio. Su contenido: el valor de la fraternidad solidaria, está por estrenar, en cualquier forma de Estado. Un nuevo contrato social, firmado, acordado sin rencores, sin re…

La visibilidad invisible

Imagen
Los cristianos no se distinguen de los demás hombres, ni por el lugar en que viven, ni por su lenguaje, ni por sus costumbres. Ellos, en efecto, no tienen ciudades propias, ni utilizan un hablar insólito, ni llevan un género de vida distinto. Su sistema doctrinal no ha sido inventado gracias al talento y especulación de hombres estudiosos, ni profesan, como otros, una enseñanza basada en autoridad de hombres.

Viven en ciudades griegas y bárbaras, según les cupo en suerte, siguen las costumbres de los habitantes del país, tanto en el vestir como en todo su estilo de vida y, sin embargo, dan muestras de un tenor de vida admirable y, a juicio de todos, increíble. Habitan en su propia patria, pero como forasteros; toman parte en todo como ciudadanos, pero lo soportan todo como extranjeros; toda tierra extraña es patria para ellos, pero están en toda patria como en tierra extraña. (Fragmento del capítulo V de la carta a Diogneto)