¿Los profesores son criminales?

La educación es un derecho de los padres (no del Estado) y, por tanto, son también los primeros responsables (el Estado sólo lo es de manera subsidiaria). No podemos esperar de una Ley, sea del gobierno que sea, que saque de la mediocridad a la educación española. Es muy fácil criticar el sistema educativo y seguir llenando el ocio de los niños en los centros comerciales en vez de en las bibliotecas o museos. Es muy fácil despotricar del colegio del niño, mientras enchufamos a los niños a la pantallita de turno.



Asistimos cada semana a un espectáculo de pseudo-debates de topicazos sobre educación. Pero lo preocupante es que  poco a poco se está criminalizando la profesión docente. La escuela parece tener el problema de todos los males sociales pues a ella se le achaca la falta de educación vial, la ausencia de educación financiera o la mala educacuón educación sexual. El paso siguiente es pedir a los docentes un certificado negativo de delitos sexuales, mientras que otros profesionales que también tratan con menores no tienen que trabajar con esa sospecha (por ejemplo, los pediatras). Ahora, en un ejemplo del más absoluto cinismo, una afamada multinacional sueca de muebles (conocida por sus abusos en la mano de obra) sugiere en su publicidad que la culpa de la ausencia de vida familiar es de las tareas escolares (ni palabra de las actividades extraescolares) El criminal convertido en juez. Pero la gota que colma el vaso es el anuncio que está emitiendo una popular firma de abogados que ofrece sus servicios para pleitear contra los Centro educativos.

Mientras tanto, los educadores siguen en sus cosas: poniéndose camisetas y luchando por sus intereses más egoístas. Han mordido el anzuelo y lo tienen clavado en la garganta: pública Vs concertada. Se han creído que el enemigo es el maestro de la clase de al lado o de la escuela de en frente, en vez de aprovechar la riqueza de la diversidad y generar sinergías pedagógicas profundas.

Leí en una ocasión de mano de un afamado escritor español que los profesores deberían convertirse en un cuerpo de élite que saliese al rescate de la situación actual del país. Es ese es el primer paso que todos podemos dar: busquemos la colaboración frente a la rivalidad, la presunción de confianza frente a la presunción de culpabilidad. No, no somos criminales.

Comentarios

  1. Exacto, Javi, tristemente exacto en tu apreciación. Mientras, continuemos sembrando alternativas desde dentro.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez con más dificultades, seremos revolucionarios: educaremos con profunda alegría. Gracias Elena por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dilema de Amor (cumbia epistemológica)

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Los guardianes de la llama