Ojalá

En 1978 (año de mi nacimiento) Silvio Rodríguez publicó una canción que fue directa al corazón de miles de personas. Había sido escrita en 1969, y dedicada al primer gran amor del artista cubano: Emilia (Al menos eso dice él)

Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan
para que no las puedas convertir en cristal
ojalá que la lluvia deje de ser el milagro que baja por tu cuerpo
ojalá que la luna pueda salir sin ti
ojalá que la tierra no te bese los pasos.

Ojalá se te acabe la mirada constante
la palara precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto
una luz cegadora, un disparo de nieve
ojalá por lo menos que me lleve la muerte
para no verte tanto, para no verte siempre 

en todos los segundos, en todas las visiones
ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.

Ojalá que la aurora no de gritos que caigan en mi espalda
ojalá que tu nombre se le olvide esa voz
ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado
ojalá que el deseo se valla tras de ti
a tu viejo gobierno de difuntos y flores.

Ojalá se te acabe la mirada constante
la palara precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto
una luz cegadora, un disparo de nieve.

Ojalá por lo menos que me lleve la muerte
para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones
ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.


No obstante, no son pocos los versos que se pueden atribuir con más acierto al gobierno cubano y su comandante. En 2016 La M.O.D.A. se atreve a versionar este clásico de Silvio y lo hacen oportunamente.


Comentarios

Entradas populares

¿Quién es Jesús de Nazareth?

Al final todo va a acabar bien y si no acaba bien, es que no es el final

En defensa de la escuela concertada

Buscando la llave

¿Dónde muere el mar?

Jesús de Gamonal

Una noche en el Real